«No se puede presionar mucho a los contribuyentes porque ya están exhaustos»

«No se puede presionar mucho a los contribuyentes porque ya están exhaustos»
Jesús Sanmartín, en la residencia de La Granda. / PATRICIA BREGÓN

«Si se hace un impuesto medioambiental debe estar gestionado por el Estado y tener capacidad de recaudación, ser fuerte»

PALOMA LAMADRID LA GRANDA (GOZÓN).

Jesús Sanmartín (Caracas, 1957), quien preside el Registro de Economistas Asesores Fiscales de España, destacó ayer, en los cursos de La Granda, la importancia de contar con ayuda profesional para estar al día con el fisco y no perderse en el laberinto de normas.

-¿Los ciudadanos saben gestionar bien sus obligaciones fiscales?

-Si no las gestionamos bien, ya lo hará la Agencia Tributaria por nosotros, que ahora mismo tiene un control bastante exhaustivo de nuestras operaciones. Por tanto, debemos tener claro que tenemos que poner un asesor fiscal en nuestra vida porque la complejidad de las normas es muy alta. Y, además, si no hacemos bien los temas tributarios está el régimen sancionador, que también debe disuadir a los contribuyentes. La Administración tributaria nos controla y nosotros tenemos que ayudar al contribuyente a cumplir correctamente con sus obligaciones.

-La economía española está creciendo en torno al 3%. ¿Cuáles son las medidas más urgentes para intentar recuperar el bienestar perdido?

-Creo que en relación con los impuestos, se está recuperando muy bien. Por ejemplo, en el impuesto sobre la Renta estamos viendo que ha recuperado la recaudación de momentos anteriores, con más de 77.000 millones. Desde el punto de vista tributario, no hay que tomar muchas medidas, puesto que lo lógico es ayudar a la economía a que se recupere y tocar los impuestos lo menos posible. También es verdad que ahora se anuncian medidas de tipos impositivos mínimos para el impuesto sobre Sociedades o tipos impositivos más altos para las rentas más elevadas. Estas cosas hay que analizarlas porque, a veces, los impuestos están agotados en su recaudación. Cuantas menos medidas tomemos ahora, mejor porque estamos en un momento de recuperación y los contribuyentes saben muy bien cuáles son las reglas del juego y cambiarlas a medio plazo siempre es complicado.

-Sobre el nuevo impuesto que plantea el Gobierno a las rentas más altas, aparte de un incremento en la recaudación, ¿qué dificultades puede acarrear?

-Hay que tener en cuenta que las rentas altas siempre tienen capacidad de deslocalizarse. Castigar esas rentas lo que provoca es que estas personas busquen otro tipo de incentivos en otros sitios. Y en nuestro entorno económico hay países que ofrecen ventajas tributarias. Creo que se deben acompasar unas cosas con otras. No podemos presionar mucho a los contribuyentes, que ya están exhaustos porque existe la posibilidad de que puedan buscarse su lugar de tributación en otro sitio.

-Otra medida que baraja el Ejecutivo central es avanzar en fiscalidad 'verde'. ¿En qué punto está España en esta materia respecto a otros países europeos?

-La fiscalidad medioambiental está empezando. En España, solo la están aplicando las comunidades autónomas. Los resultados son pequeños porque son difíciles de gestionar y no está dando mucha recaudación. Si se hace un impuesto medioambiental debe estar gestionado por el Estado y tener capacidad de recaudación, ser fuerte. Pero hay que tener en cuesta que esto es muy difícil y ahora seguramente perjudicaría a determinadas compañías. También es cierto que sería un impuesto que corregiría la tendencia que tienen algunas empresas a no cumplir con los procedimientos ambientales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos