Malestar en el sector con la ministra Teresa Ribera por su «demonización» del diésel

La ministra Teresa Ribera. /AFP
La ministra Teresa Ribera. / AFP

Fabricantes y vendedores demandan alternativas y avisan de que 40.000 empleos y 17 fábricas dependen de este combustible

S. B. GIJÓN.

Las declaraciones efectuadas por la ministra de Transición Ecológica el pasado miércoles en el Congreso sobre que «el diésel tiene contados los días» ha levantado ampollas en el sector del automóvil de todo el país. La patronal de fabricantes ha alertado de las «graves consecuencias» que puede tener en el empleo y la industria si se deja de usar. En concreto, el presidente de Anfac, José Vicente de los Mozos, recuerda que más de 40.000 empleos y 17 fábricas de automóviles en España están directamente vinculadas a la producción y venta de vehículos diésel. Y afirma que «la incertidumbre solo puede provocar que perdamos oportunidades de nuevas adjudicaciones de modelos y, con ello, que nuestra industria se debilite gravemente».

Desde la Asociación de Asociación del Automóvil del Principado de Asturias (ASPA), su vicepresidente, Jesús Jardón, advierte de que «no se puede demonizar el diésel como se está haciendo. Las tecnologías avanzan y los diésel actuales que incorporan los últimos motores Euro VI son ya muy eficientes en cuanto a las emisiones, incluso emiten menos CO2 que los de gasolina, y la firma Bosch, por ejemplo, ya ha anunciado motores mucho más eficientes».

Soluciones

A juicio de Jardón, «la descarbonización del automóvil tampoco será tan rápida pues también en gasolina se están produciendo avances muy importantes en la reducción de emisiones. Si se quiere luchar contra la contaminación del automóvil se debería apostar de forma mucho más decidida por la reducción del parque antiguo con ayudas al achatarramiento y el apoyo a nuevas tecnologías -coches eléctricos, híbridos, de gas-, facilitando el desarrollo de infraestructuras para estos vehículos, como gasineras, puntos de recarga eléctrica, etcétera».

La patronal de los concesionarios, Faconauto, considera precipitado que el Gobierno sentencie públicamente una tecnología como el diésel, que está siendo usada por millones de españoles en la actualidad, que forma parte importante de los vehículos que se producen en las fábricas del país y que se venden en los concesionarios. Por ello, cree imprescindible que, antes de dar por muerto al diésel, el Gobierno lidere ese proceso hacia la descarbonización de la movilidad, que debería ser progresivo, ordenado y que pasa por poner en marcha medidas concretas y soluciones democratizadas de movilidad.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos