Medio centenar de 'chalecos amarillos' protagoniza una protesta en Gijón

Medio centenar de 'chalecos amarillos', reunidos en la plaza de El Humedal, en Gijón. / DAMIÁN ARIENZA

Un menor que seguía la manifestación sufrió una quemadura en una mano al tratar de coger una bengala lanzada por un participante

P. LAMADRID GIJÓN.

Las protestas de los denominados 'chalecos amarillos' llegaron ayer a Gijóntras protagonizar manifestaciones en Avilés y Oviedo días atrás. Alrededor de medio centenar de personas procedentes de distintos lugares de Asturias recorrieron algunas de las calles más céntricas de la villa de Jovellanos para reclamar una bajada de impuestos en productos de primera necesidad y la derogación de la reforma laboral, así como para defender una sanidad y educación «dignas y de calidad», entre otras exigencias. La movilización, que se prolongó durante una hora y media, partió desde El Humedal y discurrió por Álvarez Garaya, la plaza del Carmen, Corrida y Asturias hasta la estación de autobuses, donde los manifestantes bloquearon la salida de los vehículos durante media hora.

En su trayectoria por los principales ejes comerciales de la ciudad, lanzaron insultos y críticas contra una conocida marca de ropa que cuenta con un establecimiento en la calle Corrida, ante el cual se detuvieron para mostrar su descontento, aunque no entraron en las razones de dicho malestar. En la marcha había varios menores de edad, uno de los cuales resultó herido en una mano al quemarse cuando trató de coger una bengala que había lanzado uno de los participantes en la protesta.

Una portavoz del grupo, muy heterogéneo, señaló que se trata de un «movimiento apartidista, que busca que todo el mundo se identifique con la lucha por los derechos perdidos». En los pasquines que repartían, figuraba la rebaja del peaje del Huerna, una reindustrialización sostenible y la defensa de una Asturias rural y de las actividades económicas ligadas al mar como objetivos que quieren conseguir con sus movilizaciones.

La mayoría de los manifestantes partieron de la Casa Sindical, adonde regresaron después de que la Policía Nacional les disolviera ante su negativa a permitir la salida de los autobuses de la estación. Los agentes, que custodiaron toda la marcha reforzados por cuatro furgonetas, identificaron a varios de los 'chalecos amarillos', aunque no se produjeron detenciones.

Temas

Gijón