Casi medio millón de hogares se quedan sin bono térmico por no llegar a solicitarlo

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, la semana pasada en un simposio en Barcelona. / EFE
La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, la semana pasada en un simposio en Barcelona. / EFE

El Estado gastará 80 millones, 20 menos de lo estimado, para abonar entre 25 y 100 euros durante este mes a familias vulnerables

J. M. CAMARERO

A los actuales perceptores del descuento social del que disfrutan en su factura de la luz se les abonará en las próximas semanas el bono térmico, un pago único anual de entre 25 y 100 euros ideado para solventar los problemas económicos que tienen esos hogares para poder calentar sus viviendas durante el invierno. El cheque, pensado por el Gobierno tras el repunte del precio de la electricidad el verano pasado, corresponde a quienes tengan aprobado el bono eléctrico a 31 de diciembre de 2018. Hasta finales de enero eran 1.115.000 los titulares de contratos eléctricos a los que se les había asignado ese bono social y, por tanto, les corresponde el térmico. Sin embargo, esa cifra es menor de la esperada tanto por las compañías del sector como por el Ejecutivo.

Los cálculos iniciales apuntaban que hasta 1,5 millones de hogares podrían acogerse al cheque con el que pueden pagar, por ejemplo, la bombona de butano. Sin embargo, para que ese cálculo fuera realidad era necesario que el número de asignaciones del bono social ascendiera a esas cotas antes de que finalizara el año pasado, después de tres prórrogas autorizadas para poder solicitarlo, y que llegara a más población. El número de solicitudes recibidas se ha aproximado al millón y medio, apuntan fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica. Aunque hasta 400.000 podrían quedarse sin la ayuda al no cumplir con los requisitos establecidos por la ley.

A la espera de que las eléctricas actualicen el número de peticiones, junto a las aprobaciones definitivas, serán entre 1,1 y 1,2 millones los usuarios que dispondrán del cheque térmico -apuntan desde el sector- frente al millón y medio estimado. Y es que una parte de los hogares a los que les hubiera correspondido tenerlo no lo han solicitado. No han llegado a tiempo, a pesar de las ampliaciones de plazo; desconocían la información; o simplemente se han embarrado en los trámites que tenían que realizar para la ayuda, como vienen apuntando las asociaciones de consumidores en los últimos meses.

Ante esta realidad el Ministerio de Hacienda ha previsto una partida de 80 millones de euros para realizar este pago en los Presupuestos del Estado de 2019, que se encuentran en tramitación en el Congreso. La cuantía es inferior en 20 millones a la estimada por el Ejecutivo en el último cuatrimestre del año pasado, cuando calculaba un gasto de unos 100 millones de euros.

No se trata de un recorte presupuestario, sino de que al constatar menos beneficiarios de esta ayuda la partida correspondiente será menor. En cualquier caso, y aunque las cuentas públicas no salgan adelante en la negociación parlamentaria, el departamento dirigido por Teresa Ribera abonará este cheque en las próximas semanas, sin que corra riesgo de ser paralizado en ningún caso, apuntan en el ministerio.

En función del frío territorial

La cuantía que corresponda a cada hogar que disponga de bono social a 31 de diciembre de 2018 dependerá de la zona climática en la que se ubique, según los criterios establecidos por el Código de Edificación Técnica. Así, los perceptores que residan en municipios más fríos recibirán cifras más próximas a los 100 euros, que es el límite máximo por titular de contrato de luz, A su vez, aquellos que vivan en zonas cálidas obtendrán un importe que rozará los 25 euros, el mínimo. En los próximos días el Ministerio para la Transición Ecológica fijará los seis tramos de dinero que repartirá.

Otra de las novedades que traerá será la Administración que lleve a cabo el proceso de pago a los perceptores. Aunque estaba previsto que fueran las autonomías, la urgencia supondrá que sea el Ministerio para la Transición Ecológica el que abone directamente las cantidades correspondientes. Será de forma excepcional este año -apuntan desde ese departamento- y se pagará por transferencia bancaria.