La zona central de Asturias tiene 1.953 viviendas nuevas en stock

La zona central de Asturias tiene 1.953 viviendas nuevas en stock

Gijón y Oviedo concentran el 70% de la cifra total de inmuebles sin vender, que cayó un 63% desde 2011

AIDA COLLADOGijón

La velocidad de frenada con la que reaccionó ante la crisis el mercado asturiano de la construcción, que pasó de producir casi 6.000 viviendas en 2009 a apenas 500 en 2015 (una estimación muy cercana a la cifra registrada el año pasado), ha ayudado a que el stock de vivienda nueva en el área central de la comunidad se mantenga en la actualidad en niveles casi mínimos. En apenas seis años la producción, que sumó 18.767 viviendas en este periodo y se concentró principalmente en Gijón y Oviedo, se ha desplomado un 90% y el stock, también aglutinado mayoritariamente en las dos principales ciudades de la región, se ha situado por debajo de los 2.000 inmuebles. Una cifra lo suficientemente baja para pensar que, a no mucho tardar, el sector debería comenzar a reactivarse a un ritmo, eso sí, muy inferior a los de los años previos a la recesión. Hay que tener en cuenta que el consumo de vivienda nueva entre 2011 y 2015 fue de 12.018 unidades, con un promedio de 2.882 viviendas al año. De mantenerse ese ritmo -algo harto improbable- el stock actual duraría menos de un año. Un plazo que los expertos alargan a casi dos.

En cualquier caso, resulta evidente que el tamaño del stock no se disparó en Asturias como sí lo hizo en otras zonas, como Levante, donde la burbuja inmobiliaria se dejó notar mucho más que en la cornisa cantábrica. De hecho, desde 2009, aquí se han vendido nueve de cada diez viviendas acumuladas. En el Principado hay hoy, según la Consejería de Servicios y Derechos Sociales, tres por cada mil habitantes, un 0,5% del parque. La reducción de stock se vio acentuada a partir de 2011, pasando de 5.267 viviendas a 1.953 en 2015, tras una caída del 63%. Unas 795 viviendas menos al año.

Las 1.953 viviendas nuevas en stock contabilizadas en los siete principales municipios de la zona centro y que abarcan un 70% del total de la población asturiana se distribuyen, según recoge el estudio de la Sociedad Mixta de Gestión y Promoción del Suelo (Sogepsa) presentado ayer, en 214 promociones. La capital asturiana acoge el 37%, un total de 725 viviendas; Gijón, 644 inmuebles (33%); Avilés, 166; Siero, 185; Langreo, 99; Mieres, 108, y Llanera, 26. De todas ellas, el 75% del stock (1.465) es vivienda libre y el 25% restante (488), protegida. Cabe destacar que la mitad de la protegida se concentra en Gijón, el único municipio con vivienda concertada; mientras que la localidad donde tiene más peso la libre es Oviedo (un 40%).

La vivienda de dos dormitorios es predominante en todos los municipios y en ambos regímenes de protección. Del mismo modo, la de cuatro dormitorios o más es residual. El municipio que concentra los pisos más grandes es Oviedo, que tiene el 40% del total, e incluso en su caso apenas suponen un 3% de la oferta del municipio. La superficie media del stock es de 66 metros cuadrados y es prácticamente igual en todas las localidades excepto en Gijón (supera los 71 metros cuadrados) y Siero (se reduce a poco más de 60).

Avilés, la más cara

El precio unitario medio más alto corresponde a la vivienda libre en Avilés, donde el metro cuadrado se vende a 2.847 euros. En Gijón, se sitúa en 2.500 euros el metro y en Oviedo y Mieres, en 2.000. Hay una explicación: la media avilesina es superior porque la mayor parte de su oferta se concentra en el centro de la ciudad. Así, si se eliminan las promociones periféricas del resto de municipios y se contemplan únicamente los precios de las viviendas situadas en el centro de las localidades, Avilés pasa a un tercer puesto, por detrás de las dos grandes ciudades asturianas.

Por otra parte, el estudio realizado por Sogepsa apunta que el precio por metro cuadrado está más relacionado con otras variables, como la escasez, la variedad o la localización, que con el tamaño.

 

Fotos

Vídeos