Alcoa acudirá a la subasta de interrumpibilidad, pero critica la rebaja de precios

Instalaciones de Alcoa en Avilés./Marieta
Instalaciones de Alcoa en Avilés. / Marieta

Los sindicatos consideran que la situación es «es mucho peor que la anterior»

EFE

Alcoa participará en la nueva subasta del servicio de interrumpibilidad que se va a celebrar en junio, aunque esta compañía lamenta que, «una vez más», en la resolución con las características de la subasta se reduzcan los precios de salida y el número de los bloques de potencia interrumpible de 40 megavatios (MW). Fuentes de la compañía han indicado este lunes que Alcoa acudirá, no obstante, a las subastas, para el segundo semestre del año que se celebrarán del 17 al 21 de junio con el fin de obtener el mayor servicio posible para su planta de San Cibrao, en Lugo, la única productora de aluminio primario en España.

Los pagos por interrumpibilidad bonifican a las empresas grandes consumidoras de energía que están dispuestas a suspender su consumo en caso de necesidad y, desde 2014, este servicio se adjudica en subastas, en las que los lotes de potencia interrumpible se asignan a las empresas que presentan las pujas más competitivas.

Para Alcoa, la resolución de la Secretaría de Estado de Energía con el calendario y características del procedimiento de subastas supone una nueva decepción y también para la industria electrointensiva. Según las citadas fuentes, la producción de aluminio primario en España será inviable si no se adoptan medidas para paliar el elevado impacto que el precio de la electricidad tiene en las industrias grandes consumidoras de energía.

Además, han recordado que esta nueva reducción se suma a las que ya hubo en las subastas de interrumpibilidad para el primer semestre de 2019 y en las de 2018.

Según la resolución publicada este lunes en el Boletín Oficial del Estado (BOE), los precios de salida en las subastas, en las que las empresas presentan ofertas por cada lote, que es adjudicado a la más competitiva, serán de 125.000 euros para los bloques de 5 MW y de 150.000 euros para los de 40 MW. En el primer caso, el precio de salida para adjudicar potencia interrumpible para el segundo semestre del año es inferior en 25.000 euros al que hubo en la anterior para el bloque de 5 MW y en 50.000 MW para el de 40 MW. Los participantes en estas subastas van pujando por los bloques con rebajas sobre el precio inicial y en esta ocasión, el escalón de bajada de precios será de 1.000 euros/MW y, en caso de desempates, de una décima parte de esa cantidad.

En la subasta que se celebrará en junio, se subastarán entre 352 y 480 lotes de 5 MW, por una potencia de entre 1.760 y 2.400 MW, y entre cero y 16 de 40 MW (aquellos por los que compiten las grandes empresas consumidoras de energía, como Alcoa), por una potencia interrumpible de entre cero y 640 MW.

«Desastre»

El presidente del comité de empresa de Alcoa Avilés, José Manuel Gómez de la Uz, ha calificado la subasta de «desastre inentendible», por considerar que «es mucho peor que la anterior», ya que los precios de salida son más bajos y desaparecen cinco bloques «como mínimo». «Es un auténtico desastre, no entiendo nada, cuando un Gobierno dice que está trabajando para que haya unos costes razonables para las empresas electrointensivas y hace todo lo contrario», ha declarado a Efe Gómez de la Uz.

En su opinión, con esto se están poniendo todas las trabas para que no haya un inversor dispuesto a operar con las fábricas de Alcoa de Avilés y A Coruña, abocadas al cierre si no hay comprador. También se pregunta si es o no una casualidad que el Boletín Oficial del Estado (BOE) publique la subasta de interrumpibilidad el día después de la jornada electoral.

La última subasta, celebrada en diciembre pasado para prestar el servicios de interrumpibilidad entre el 1 de enero y el 30 de junio de 2019, se asignaron 2.600 MW por un importe total de 101,15 millones de euros. El precio medio de asignación estuvo un 47,2 % por debajo del de salida, que era de 200.000 euros/MW en esa ocasión, en los bloques de 40 MW, y un 56,91 % por debajo en los de 5 MW, que esa vez salieron a 150.000 euros/MW. En esa ocasión, se adjudicaron 373 bloques de potencia (352 de 5 MW y 21 de 40 MW).

Alcoa se adjudicó 400 de los 2.600 MW que salieron a subasta, todos ellos de 40 MW (seis de ellos para la fábrica de San Cibrao, dos para la de La Coruña y otros dos para la asturiana de Avilés).

La multinacional estadounidense del aluminio tiene puestas a la venta estas dos últimas plantas, que cesarán definitivamente en su actividad si no se encuentra antes del 30 de junio un comprador dentro de los acuerdos para intentar dar continuidad industrial a esas instalaciones, que empleaban antes de que se pusiera en marcha un expediente de regulación de empleo (ERE) a unos 686 trabajadores.

Temas

Alcoa