Europa, incapaz del rebote tras las pérdidas de la semana pasada

Vista de un panel de la Bolsa de Madrid. /Efe
Vista de un panel de la Bolsa de Madrid. / Efe

La rentabilidad del bono americano a diez años bajó hasta el 2,40%, un nuevo mínimo desde finales de 2017

CRISTINA VALLEJO

Tras los severos descensos registrados la semana pasada en las Bolsas después de conocerse la posición cauta de la Fed y datos macro a uno y a otro lado del Atlántico que hundieron las rentabilidades de los bonos al apuntar a una desaceleración económica importante, en la jornada de hoy no ha sido posible el rebote. La situación sigue lejos de estar clara y, por ello, los inversores no se atreven a tomar posiciones.

El selectivo español arrancaba la sesión con pérdidas, rondando los 9.140 puntos. A partir de media mañana intentó entrar en verde y estuvo oscilando alrededor de los 9.200 puntos durante gran parte de la sesión. Pero, después de las dos y media de la tarde, es decir, tras la apertura de la Bolsa de Nueva York, volvió a entrar en pérdidas. Al cierre, el selectivo español bajaba un 0,21%, hasta los 9.179,9 puntos. 

En el selectivo español, Cellnex encabezó los ascensos, con una subida del 3,22%, tras conocerse que ha completado con éxito su ampliación de capital de 1.200 millones de euros. Después, lejos, se colocó Naturgy, que se apuntó un 0,65%. Iberdrola ganó un 0,54%. Los mejores valores del día, por tanto, fueron defensivos. Aunque también hubo alguno cíclico que se comportó bien, como Técnicas Reunidas y Meliá, que se apuntaron alrededor de un 0,45%. Y algún banco, en concreto, los grandes: BBVA y Santander se anotaron un 0,23% y un 0,01%, respectivamente. 

En rojo, Ence fue el peor, con un recorte del 3,37%. Enagás, Inditex y Acerinox se colocaron después, con pérdidas de más de un punto porcentual. Después se colocaron 'blue chips', como Repsol y Telefónica, que bajaron alrededor de un 0,75% cada uno. 

Pérdidas en toda Europa y debilidad en Wall Street

En toda Europa dominaron los números rojos, aunque fueron discretos. Así, el Ftse Mib de Milán terminó el día con un descenso del 0,09%, mientras que el Dax alemán y el Cac 40 francés perdieron un 0,15% y un 0,18%, respectivamente. El PSI-20 de Lisboa se dejó un 0,35% y el Ftse 100 británico, un 0,42%. 

Y eso que tuvimos algún dato favorable en la macro europea. Por ejemplo, el índice Ifo, que mide la confianza empresarial en Alemania, que subió desde los 98,5 hasta los 99,6 puntos, cuando se esperaba que se colocara en los 98,5. Mejoró tanto en su componente de expectativas como en la evaluación de la situación actual. 

En Wall Street, al cierre de las Bolsas europeas, comportamiento débil. El Dow Jones avanzaba un 0,15%, mientras que el S&P 500 y el Nasdaq se encontraban prácticamente planos. Pero, conforme pasaban los minutos, las pérdidas se iban ampliando. Y eso que este fin de semana se ha conocido que el informe del fiscal especial Robert Mueller ha determinado que Donald Trump no conspiró con Rusia para ganar las elecciones de 2016, lo que reduce el riesgo de un proceso parlamentario contra su presidencia.

Como preludio de la sesión europea y estadounidense, vimos cómo los mercados asiáticos también registraron pérdidas importantes: al cierre, primera hora de la mañana en Europa, el Nikkei retrocedía un 3%, mientras que el Hang Seng se dejaba un 2%. 

Divisas, deuda y materias primas

En el mercado de divisas, el euro ganaba posiciones frente al billete verde. La moneda comunitaria se anotaba un 0,10%, hasta el nivel de 1,1313 unidades. 

En el mercado de bonos, el interés del título americano a diez años continuaba a la baja y se movía en el entorno del 2,40% al cierre de la sesión, un nuevo mínimo desde finales del año 2017. La curva de tipos estadounidense, que se invirtió el pasado viernes, continúa así. De este modo, el interés del título americano a tres meses se sitúa en el 2,44%, mientras que el diez años se sitúa en el 2,40%. Es algo que preocupa porque esta situación suele ser un indicador adelantado de una próxima recesión.

Al alza, sin embargo, se movían las rentabilidades de los bonos de la periferia. El interés de los títulos italianos a diez años pasaba del 2,45% hasta el 2,50%. Mientras, el de sus comparables españoles avanzaba desde el 1,06% hasta el 1,10%.

En el mercado de materias primas, comportamiento mixto tras las caídas del pasado viernes. El barril de Brent, de referencia en Europa, ganaba un 0,21% al cierre de la sesión europea, hasta los 67,17 dólares. El barril de West Texas, de referencia en Estados Unidos, en cambio, retrocedía un 0,10%, hasta los 58,98 dólares. 

El oro, mientras, hacía valer su carácter de refugio con una subida del 0,61%, hasta los 1.321 dólares la onza.