«Nuestro objetivo es apoyar y dar calidad de vida a nuestros ganaderos»

Manuel Reinerio Fernández, durante la entrevista. / JOSÉ SIMAL

Manuel Reinerio Fernández Cabal, responsable del Departamento de Comunicación y RSC de Central Lechera Asturiana destaca además el cuidado del entorno natural

S. B. GIJÓN.

La Responsabilidad Social Corporativa está impresa en el ADN de Corporación Alimentaria Peñasanta (CAPSA). Su principal accionista, Central Lechera Asturiana, se concibió hace 50 años «para apoyar, profesionalizar y dar calidad de vida a nuestros ganaderos». Lo destaca Manuel Reinerio Fernández Cabal (Oviedo, 1976), responsable del Departamento de Comunicación y RSC de la compañía láctea, que es, además, una firma referente nacional de la vida saludable y el cuidado del entorno natural y el medio ambiente dentro de la industria alimentaria.

-¿Qué papel juega la responsabilidad social corporativa en la compañía?

-Juega un papel muy importante, llevamos haciendo RSC toda la vida. De hecho, está incorporada en la estrategia de la empresa. Son un conjunto de prioridades que contribuyen a crear valor compartido junto a nuestros grupos de interés en el ejercicio de nuestra actividad y que se encuentra apoyada en cuatro ejes.

-¿Cuáles son esos ejes?

-El primero es el apoyo al sector primario y al mundo rural como venimos haciendo desde nuestra creación; el segundo, nuestro compromiso de promover la salud a través de la alimentación y hábitos de vida saludable; en tercer lugar, proteger nuestro entorno natural y el medio ambiente; y el cuarto, continuar siendo el empleador ejemplar que somos desde nuestra fundación. Estos ejes actúan como filtro a la hora de desarrollar las acciones que lleva a cabo la empresa porque todas deben encontrarse alineadas a ellos. Quiero destacar como proyecto importante, la apuesta de Central Lechera Asturiana a través de la cual nos comprometemos a que todos nuestros productos sean 100% naturales, marcando un punto de inflexión. No tenemos E-s en el 98% de los productos que ponemos en el mercado, ni aditivos artificiales, ni conservantes, etc. Con este compromiso hemos dado un paso al frente en la defensa de lo natural, promoviendo la salud a través de la alimentación natural.

-La Carrera de la Mujer, que en Asturias se viene celebrando en Gijón, se ha instaurado como uno de los eventos deportivos más grandes de Europa. ¿Pensaban que tendría tanto éxito cuando la pusieron en marcha?

-Apostamos por ella desde sus inicios porque siempre pensamos era una iniciativa con futuro, pero no imaginamos que 14 años más tarde iba a tener un éxito tan grande. En 2004 se celebraba en 5 ciudades, con 15.300 corredoras y 8.000 euros donados. A día de hoy, se lleva a cabo en 8 ciudades, en las que participan 130.000 corredoras y con una donación anual de 130.000 euros. El salto ha sido realmente significativo. Estamos hablando del evento femenino deportivo más grande de Europa. Nuestra presencia como principal patrocinador de la Carrera de la Mujer Central Lechera Asturiana va más allá de promover la nutrición y la práctica deportiva, es salud y solidaridad. En 2017 el porcentaje de mujeres que participaron en carreras de este tipo subió del 7% al 30% y este año suponemos que va a ser aún mayor.

-El apoyo al ganadero y al mundo rural se lleva a cabo desde Central Lechera Asturiana. ¿Qué tipo de iniciativas destacaría?

-Siempre digo que Central Lechera Asturiana lleva haciendo RSC desde su fundación, hace 50 años, porque el origen de la empresa es cooperativo y ha sido creada para apoyar, profesionalizar y dar calidad de vida a nuestros ganaderos y accionistas mayoritarios. Este 2018 hemos querido dar un paso adelante a través de nuestro sello 'Garantía Ganadera', una certificación que avala la nutrición, seguridad y bienestar del ganado, junto con la calidad de la leche y la gestión de las explotaciones a través de los servicios que Central Lechera Asturiana SAT ofrece a sus ganaderos, algo que lleva haciendo desde siempre. Se trata de un programa de servicios agrarios únicos en España avalados por SGS, líder mundial en inspección, análisis y certificación del que se benefician los 1.200 ganaderos y propietarios de la empresa, y que pone en evidencia el esfuerzo de Central lechera Asturiana para apoyarles proporcionándoles toda la información para obtener la leche de mejor calidad, manteniendo una salud óptima de la cabaña, contribuyendo así al confort del ganado a través de una buena alimentación natural, luchando contra enfermedades y supervisando el control reproductivo. Además, también les asesora en la toma adecuada de decisiones para la gestión de sus explotaciones.

-¿A qué otro tipo de colectivos, asociaciones o grupos apoyan?

-Para desarrollar nuestra estrategia de RSC, el primer paso fue identificar los grupos de interés que forman parte de nuestra cadena de valor: ganaderos, consumidores, clientes, empleados, administraciones públicas, medios de comunicación, asociaciones, etc. Desarrollamos con todos ellos un ejercicio de diálogo activo preguntándoles que esperaban de Central Lechera Asturiana y cuáles eran sus expectativas. A partir de aquí y resumiendo el proceso, identificamos los aspectos relevantes que unidos a los retos en materia de sostenibilidad y los retos específicos del sector, y alineados con la misión y visión de la compañía nos han permitido definir el marco estratégico de nuestra RSC.

-¿Cómo se miden los resultados de los proyectos que desarrollan?

-Contamos con varias formas de medir el impacto de nuestras acciones en la sociedad, pero uno de los mejores indicadores es el reconocimiento de ser la empresa con mejor reputación de España en 2017 y la primera empresa española con mejor reputación en 2018, según el estudio REPTRAK de Reputation Institute, situándonos por encima de grandes multinacionales. Además, también somos la cuarta marca más elegida en España y la primera en Asturias, teniendo presencia en más del 50% de los hogares españoles. Sin duda, estos son los mejores indicadores para evaluar los resultados.

-¿Cómo responde el consumidor ante este tipo de iniciativas?

-Cada día cobra más importancia para las empresas ser responsables con la sociedad en todo lo que hacen. De hecho, ya en 2015 Nielsen publicó un estudio que decía que cuatro de cada diez consumidores estarían dispuestos a pagar más por los productos de las empresas socialmente comprometidas. Personalmente, pienso que hoy este número es mucho más elevado y los consumidores ven imprescindible que las empresas sean responsables y estén comprometidas socialmente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos