Más de 41.000 parados en Asturias no perciben la prestación por desempleo

Un desempleado observa las ofertas de trabajo en la oficina de empleo de Langreo. / J. C. ROMÁNGráfico
Un desempleado observa las ofertas de trabajo en la oficina de empleo de Langreo. / J. C. ROMÁN

Alrededor de 35.400 personas buscan empleo de forma activa y la mayoría lleva dos años o más sin trabajar

LAURA CASTRO GIJÓN.

Los datos del desempleo en Asturias son «alarmantes». Así lo aseguran los sindicatos y los últimos datos que manejan, procedentes del Servicio Público de Empleo, lo corroboran. El pasado mes de julio se cerró con 67.992 parados, un 6,7% menos que en el mismo mes del año 2017. De ellos, más de 41.000 no perciben la prestación por desempleo. O bien son del 40% que lleva dos años o más sin encontrar trabajo -unas 27.196 personas- o bien no alcanzan la cotización suficiente para cobrar este dinero más allá de algunos meses o del primer año. Esto les convierte, según los agentes sindicales, en un colectivo vulnerable y en claro riesgo de exclusión social.

«Son personas que viven con una desazón y un desgaste moral muy importante», indica Mar Celemín, secretaria de Política Sindical de UGT Asturias, quien destaca que, desde el inicio de la crisis en 2008, los parados de muy larga duración -quienes llevan dos años o más buscando empleo de manera activa sin encontrarlo- se han disparado, pues pasaron de representar un 23% del total de desempleados a más del 40% en la actualidad. Junto a los de larga duración -quienes llevan un año o más sin trabajar-, suman 35.355 personas que buscan activamente empleo en Asturias desde hace, como mínimo, un año.

Los sindicatos insisten en que no hay un perfil concreto de las personas que se encuentran en esta situación, pero sí hay casos que se repiten de manera habitual. Mujeres separadas con hijos o familiares dependientes a su cargo, hombres mayores de cincuenta años incapaces de renovarse profesionalmente tras toda una vida dedicada a la construcción, jóvenes con formación, pero sin experiencia... Según los datos de CC OO Asturias, de los casi 68.000 parados de la región, 4.490 tienen entre 16 y 24 años y 63.502 pasan la barrera de los 25.

Sí queda demostrada, una vez más, la brecha de género, con 38.629 mujeres en paro frente a 29.363 hombres. Se confirma así la tendencia de que ellas tienen más dificultades para encontrar empleo, entre otras causas, por la necesidad de encontrar un puesto de trabajo que les facilite la conciliación laboral y familiar, pues las mujeres continúan siendo las principales cuidadoras de hijos y personas dependientes.

Los datos, asegura Celemín, «van en sintonía con la media nacional», en la que el 52% de los parados son de larga duración y casi cuatro de cada diez, el 37 %, llevan más de dos años en la misma situación.

Más información

Fuga de talentos

A pesar de que la última cifra de desempleados en Asturias es la más baja de los últimos nueve años, desde CC OO Asturias insisten en matizar que la región apenas ha recuperado un tercio de los empleos perdidos con la crisis económica, entre 2008 y 2013. «Cabe esperar que el paro baje en los meses de verano, pero lo hace gracias a un aumento de contrataciones en el sector servicios donde las condiciones son precarias y prima una temporalidad preocupante», asegura Úrsula Szalata, responsable de Empleo, Formación y Cultura de CC OO. De hecho, añade, «lo que se ha hecho es repartir las horas que antes le corresponderían a un solo trabajador entre varios». Así se explica el hecho de que el pasado mes de julio se registraran 36.811 contratos, que marcan un récord en la serie histórica. «Crece el empleo, pero también la elevada rotación vinculada a la temporalidad», indica Szalata. En este sentido, la responsable de Empleo de CC OO aboga por impulsar «un turismo de calidad, con convenios laborales regulados y unas buenas condiciones de empleo. Solo así podremos hablar de un sector bien encaminado».

A la preocupación por la precariedad y la temporalidad, se suma también la fuga de capital humano joven. «Asturias siempre está relacionada con la población activa más baja del panorama económico. Esto es algo muy preocupante», considera Celemín. Asturias es la única comunidad autónoma en la que se incrementó la tasa del paro, pues, a pesar de que se creó empleo, el desplome de la población en edad de trabajar -16 años o más- impidió que el índice bajara. De hecho, en 2017 la región perdió 6.618 habitantes a causa de los fenómenos migratorios y las defunciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos