El Principado garantiza que no está en riesgo el cobro de las pensiones no contributivas

Pilar Varela. / PABLO LORENZANA
Pilar Varela. / PABLO LORENZANA

Podemos acusa al Gobierno regional de «no actualizar los datos»

CHELO TUYA GIJÓN.

La cuantía íntegra mensual máxima son 392 euros. La mínima, 98. En casos muy excepcionales, si el perceptor tiene una discapacidad igual o superior al 75% y acredita que necesita el apoyo diario de otra persona, la nómina mensual llega a 588 euros. Sin embargo, en Asturias el pago medio cada treinta días se queda en los 348,5 euros, si el pensionista no tiene discapacidad, o en 385,7 si certifica su dependencia.

Es la pensión no contributiva (PNC), la paga que sale de las arcas del Estado a la que tienen derecho las personas mayores de 65 años, o personas con una discapacidad igual o superior al 65% de entre 18 y 65 años. Una paga que en Asturias gestiona la Consejería de Servicios y Derechos Sociales y que cobran 8.200 personas . Una prestación que «está en peligro».

Así lo asegura la diputada de Podemos en la Junta General del Principado Rosa Espiño. Explica ella que las PNC «están amenazadas de suspensión o paralización debido a la imposibilidad de su regularización».

Basa su argumento en que «los perceptores no han recibido la carta que les debe enviar el Principado para que actualicen sus datos». Se trata de un formulario que los pensionistas deben devolver cubierto, para garantizar que su situación económica no ha cambiado. Sin él, el pago de la pensión se paraliza.

El documento debería haber llegado «antes del 31 de marzo», pero «en estos momentos, aún no lo ha recibido nadie», afirma Rosa Espiño, que lamenta que la última explicación que hayan recibido los afectados «es una respuesta telefónica en la que les dicen que estén tranquilos. Pues lo que están es muy preocupados, ya que temen que se repita la historia de hace diez años».

Se refiere la diputada de Podemos a lo ocurrido en 2009 cuando, tal y como desveló EL COMERCIO, 205 asturianos se quedaron sin esta paga «por no actualizar sus datos». En aquel momento, también se debió a que los afectados no recibieron la carta en la que debían actualizar su situación vital. «Este retraso unido a la falta de información pone de manifiesto la negligente gestión de la Consejería de Servicios y Derechos Sociales que impide la regularización de las pensiones y amenaza la supervivencia de muchas personas para las que 350 euros mensuales constituye su único ingreso».

«Nadie perderá su PNC»

Desde el departamento que dirige Pilar Varela rechazan frontalmente la crítica de la diputada de Podemos. «El Principado garantiza que no está en riesgo el cobro de las pensiones no contributivas en Asturias», aseguraron fuentes oficiales.

Explican desde la Consejería de Servicios y Derechos Sociales que es cierto que «se ha demorado» la comunicación «que cada año envía el Principado para que los perceptores de pensiones no contributivas comuniquen sus datos o ingresos». Un retraso que achacan «al cumplimiento de la nueva ley de contratos», que implica unos trámites más largos para la contratación del envío de esa documentación a los perceptores que la fórmula anterior, realizada por contrato directo.

Una dilación que, «en ningún caso», llevará a que el pago de las PNC se paralice. «Los beneficiarios contarán con un plazo suficiente para remitir esa declaración necesaria», insisten desde la Consejería de Servicios y Derechos Sociales. De hecho, reiteran que «se debe enviar un mensaje de tranquilidad», porque garantiza «que la demora en el envío de esta comunicación no será motivo para que nadie en Asturias pueda perder su PNC».

De acuerdo a los datos del último Observatorio de Igualdad, dependiente del Instituto Asturiano de la Mujer, el 70% de las pensiones no contributivas pagadas en Asturias tienen como perceptora a una mujer. De hecho, el 40% de las asturianas de entre 18 y 65 años con discapacidad la cobran, así como el 1,7% de todas las asturianas que ya han cumplido 65 años.