El plan social de la minería deja fuera a unos doscientos trabajadores

El plan social de la minería deja fuera a unos doscientos trabajadores
Unos mineros, al finalizar el turno. / JUAN CARLOS ROMÁN

El Principado cree que la decisión del Gobierno de flexibilizar la devolución de las ayudas es un «primer paso» para asegurar la continuidad de la actividad

P. LAMADRID / D. F. GIJÓN.

Hay pequeños avances, pero siguen siendo insuficientes. Ese es el planteamiento generalizado de los sindicatos mineros tras la reunión, el lunes, en Madrid, con los representantes del Instituto para la Reestructuración del Carbón. El reloj corre en contra de los trabajadores de la minería, puesto que el próximo 31 de diciembre deberán cerrar, por mandato de la UE, todas aquellas explotaciones que no sean rentables y devolver las ayudas recibidas. Encontrar una fórmula que permita prolongar la actividad sigue siendo una de las principales reivindicaciones, pero, también, dar cobertura a los empleados de la minería privada que ahora mismo estarían fuera del plan social planteado por el Gobierno.

Según pudo saber EL COMERCIO, con el plan propuesto por el Gobierno central, entre un 20 y un 25% de los empleados que trabajan en una mina privada quedarían fuera de este plan. Son algo menos de doscientos trabajadores en toda España. No parece difícil encontrar una solución, bien a través de recolocaciones en otras empresas, bien estableciendo algún tipo de mecanismo que permita a esas empresas mantener actividad relacionada con la minería, como por ejemplo las tareas de restauración medioambiental y mantenimiento.

El resto de empleados del sector minero privado, unos 800, cumplirían las condiciones que establece el citado plan. Según el responsable de minería de la Federación de Industrias de CC OO de Asturias, Jaime Martínez Caliero, a estos trabajadores se les aplicará un coeficiente reductor determinado según su categoría profesional para calcular la cuantía que percibirán una vez prejubilados. Un porcentaje por cada año trabajado que varía en función de las características del trabajo desarrollado. Por ejemplo, a un ayudante de minero se le aplicaría entre un 20% y un 50%; un artillero contaría con un 40%, y un picador se beneficiaría del 50%. Asimismo, influye el tiempo que los empleados hayan permanecido en las empresas afectadas. Si bien el plan social propuesto por el Ministerio de Transición Ecológica prevé prejubilaciones a partir de los 48 años, «puede haber uno o dos casos de personas que se retiren con una edad inferior».

La propuesta contempla prejubilaciones a partir de los 48 años

En cuanto a la partida que los sindicatos reclaman para reactivar las comarcas mineras, aún no se han puesto cifras sobre la mesa, tal y como indicó Martínez Caliero, aunque esperan que el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado incluya un montante para este fin dentro del nuevo plan del carbón 2019-2027.

Petición del Principado

Por su parte, el consejero de Industria, Isaac Pola, recibió con agrado la propuesta del Gobierno de flexibilizar la devolución de las ayudas. En este sentido, remarcó que esta medida es uno de las reclamaciones que el Principado llevaba mucho tiempo solicitando. «Lógicamente ahora todo eso está inmerso en una negociación entre el Gobierno de la nación y los sindicatos y habrá que esperar a ver cómo evoluciona», señaló.

Pola indicó que el Ejecutivo regional «trata de habilitar un escenario que permita la continuidad de aquellas unidades de explotación que, a finales de este ejercicio, estén en una posición competitiva y que puedan continuar más allá de 2018», para lo que este flexibilización es un «primer paso».

 

Fotos

Vídeos