«Hay que poner cara a este problema, que no dejen la Cuenca ni Asturias como un solar»