El Principado atribuye a «una cuestión de regulación» la multa a las lácteas

Labores de ordeño de las vacas en una explotación ganadera. / CITOULA
Labores de ordeño de las vacas en una explotación ganadera. / CITOULA

Competencia sancionó con 80,6 millones a varias compañías del sector, entre ellas CAPSA, Nestlé y Danone, por pactos contra los ganaderos

E. C.GIJÓN.

El Gobierno regional en funciones pasó ayer de puntillas por la sanción de 80,6 millones de euros impuesta por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) a ocho compañías lácteas y dos asociaciones por intercambiar información y realizar pactos que perjudicaban a los ganaderos. «Es una cuestión de regulación», justificó ayer el consejero de Industria, Empleo y Turismo en funciones, Isaac Pola, al ser preguntado por la multa, «un asunto estudiado y que venía hace tiempo», añadió.

Entre las empresas sancionadas hay varias con presencia en Asturias, la principal es Corporación Alimentaria Peñasanta (CAPSA), que precisamente tiene la multa más alta, 21,8 millones de euros, pero también están Nestlé, que procesa en su fábrica de Sebares (Piloña) 26 millones de litros anuales, y Danone, con factoría en Salas. A la primera le corresponden 6,8 millones de multa y a la segunda, 20,2. Además, este organismo considera que Industrias Lácteas Asturianas (ILAS) y Central Lechera Asturiana, accionista de CAPSA, pero con identidad jurídica propia, también cometieron infracciones, aunque prescribieron y no son sancionables.

Competencia acaba de determinar que, entre el año 2000 y 2013, las compañías, que operan en el mercado de aprovisionamiento de leche cruda de vaca, intercambiaron información a nivel nacional y regional sobre precios de compra de leche, volúmenes adquiridos a los ganaderos y excedentes, para controlar el mercado y coordinar estrategias comerciales «en detrimento de los intereses de los ganaderos», que no tenían libertad para fijar el precio de su producción.

El procedimiento se instruyó en 2015 , pero tras un recurso de Nestlé por una rectificación en los datos, la Audiencia Nacional instó a retomarlo en el momento anterior a los cambios, lo que ha llevado a menores sanciones para Danone y Nestlé. No obstante, la CNMC ha llegado a la misma conclusión, que existe «una infracción grave», consistente en conductas anticompetitivas.