El Principado defiende la autoridad del Gobierno sobre las térmicas frente al PSOE

El presidente Javier Fernández y el consejero Guillermo Martínez, ayer, antes del Consejo de Gobierno. / E. C.
El presidente Javier Fernández y el consejero Guillermo Martínez, ayer, antes del Consejo de Gobierno. / E. C.

IU también se desmarca del voto de Unidos Podemos; PP, Foro y C's afean a la izquierda su «doble discurso» en Asturias y Madrid

PALOMA LAMADRID | ANA MORIYÓN OVIEDO.

Nueva discrepancia entre el Gobierno asturiano y el Ejecutivo de Pedro Sánchez. El Principado defendió ayer la importancia de que el Gobierno central siempre tenga la última palabra en relación a la apertura y el cierre de las centrales térmicas y que esta decisión no quede nunca al «libre albedrío» de las empresas. El consejero de Presidencia, Guillermo Martínez, mostró de esta forma sus diferencias con la postura del PSOE a nivel nacional expresada el pasado martes en el pleno del Congreso, en el que tanto el grupo socialista como los diputados de Unidos Podemos y Ciudadanos rechazaron la iniciativa popular para que el Gobierno tenga capacidad para regular el cierre de estas instalaciones.

Martínez fue cauto en las palabras y evitó hablar de diferencias con su partido. Incluso, rehuyó a la pregunta de si desde el Principado se sentían decepcionados con el equipo de Pedro Sánchez que, el pasado domingo, aseguró estar comprometido «hasta las trancas» con Asturias. «La posición del Principado no ha variado. Somos coherentes y firmes en nuestros planteamientos», se limitó a responder, al tiempo que invitó a que «cada uno saque sus propias conclusiones». «Nos oponemos a la descarbonización exprés por los riesgos que supone para la industria electrointensiva de España», argumentó Martínez, quien recordó también que la postura de Asturias ha sido trasladada tanto a la ministra del ramo como al propio presidente del Gobierno.

El PSOE asturiano no fue el único partido que ayer discrepó con las directrices de su formación a nivel nacional. El coordinador general de IU en Asturias, Ramón Argüelles, tampoco se mostró a gusto con el voto de Unidos Podemos y defendió que el Gobierno central debe tener capacidad para definir y decidir el cierre de térmicas, por lo que reclamó que la reordenación del sector recaiga en el propio Estado, «y no en manos de las compañías eléctricas cuyo objetivo es el propio beneficio». «Frente a un cambio de modelo exprés, reivindico la necesidad de que cualquier cierre llegue antes con compromisos ciertos y con financiación suficiente para garantizar el futuro del tejido productivo y social», añadió.

Podemos, sin embargo, avala el voto de sus dirigentes en Madrid. La portavoz adjunta en la Junta, Lorena Gil, calificó la proposición del PP de «despropósito legislativo» y «puro postureo electoralista, pues en ningún momento han contado con la opinión de los expertos en la materia».

«Lío en la FSA»

La presidenta del PP, Mercedes Fernández, fue ayer muy crítica con los grupos de la izquierda por votar en el Congreso en contra de la proposición de su partido para regular el cierre de las térmicas y aprovechó para meter el dedo en la herida. La izquierda, dijo, «ha hecho lo de siempre», mostrar un posicionamiento en el Principado y hacer lo contrario «cuando cruza Pajares», lo que refleja, reprochó, un discurso «hipócrita». En su opinión, se ha puesto en evidencia que la izquierda asturiana «no tiene ningún peso» en las organizaciones nacionales y que entre el Gobierno regional y la Federación Socialista Asturiana «hay lío». También el presidente de Foro, Pedro Leal, ahondó en esa idea. Dijo asistir al «enésimo sainete de los partidos que dicen una cosa en Asturias, y otra en Madrid», y criticó que las fuerzas de la izquierda rechazaran la proposición de ley que permitiría al Gobierno regular el cierre de centrales generadoras de energía. «Votar que no a esta proposición implica un riesgo para la seguridad del suministro de energía» y, completó, llevará aparejado «un incremento en el precio del recibo de la luz y la consiguiente repercusión negativa en el empleo».

El portavoz de Ciudadanos en la Junta, Nicanor García, defendió la postura de su partido en el Congreso, contraria a la proposición del PP, pero mostró su preocupación por «los tintes de enfrentamiento directo» entre el PSOE nacional y Javier Fernández, «cada vez más débil respecto al Gobierno de Pedro Sánchez».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos