El Principado discrepa de la patronal y asegura que no ve signos de desaceleración en Asturias

El Principado discrepa de la patronal y asegura que no ve signos de desaceleración en AsturiasGráfico

Los sindicatos achacan la bajada del consumo a la congelación salarial y a la falta de acuerdo en la negociación de varios convenios colectivos

LAURA CASTRO / ANDRÉS SUÁREZ OVIEDO.

El Principado discrepa de la opinión de los empresarios asturianos, que constatan una desaceleración de la actividad económica en la comunidad, y considera que «no hay datos» que certifiquen que la economía se está enfriando. Así lo indicó el portavoz del Ejecutivo, Guillermo Martínez, al término de la reunión semanal del gabinete que se celebró ayer en Oviedo.

Martínez se ciñó a los datos del PIB que señalan que la economía asturiana creció en 2017 un 3,48%, entre las más punteras del país y por encima de la media nacional, y a las previsiones que sitúan el alza para este ejercicio en el 2,7%. «Asturias encadena cuatro ejercicios de crecimiento», destacó el portavoz, para quien la comunidad se ha enganchado con fuerza a la recuperación económica.

A partir de ahí, y frente al análisis de la patronal empresarial del que se percibe ya un frenazo de la actividad económica, Martínez matizó que «no hay datos» que prueben que tal fenómeno se esté produciendo. En caso de que finalmente la economía en su conjunto sí llegue a enfriarse, admitió que la desaceleración también acabaría repercutiendo sobre el Principado.

Durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Gobierno, sí coincidió el consejero con los agentes sociales en la importancia de alcanzar acuerdos políticos y la necesidad de disponer de presupuestos para 2019. El portavoz del Ejecutivo asturiano sostiene que esa es siempre «la voluntad inequívoca» del Gobierno regional y lo volverá a ser para la negociación de las cuentas del año que viene.

Al respecto, el consejero explicó que el Principado trabaja desde junio en los presupuestos para 2019 y espera que en octubre se apruebe el techo de gasto, aunque incide en la «incertidumbre» y el «freno» a los objetivos de déficit en el Congreso. Así, resalta que solo cuatro comunidades han aprobado por ahora su techo de gasto. En todo caso, el Gobierno confía en que el escenario se clarifique lo antes posible para abrir el proceso de negociación con los grupos parlamentarios y lograr disponer de presupuesto para 2019.

De no ser así, aseguró Javier Fernández Lanero, secretario general de UGT, «habrá una parálisis del crecimiento económico de la región, la culpa será de todos los partidos políticos y no tendrán excusa posible». Fernández Lanero añadió que las prórrogas presupuestarios tienen un efecto «inmediato» en la economía y se traduce en una «parálisis completa» de toda la Administración del Principado durante cuatro meses, en los que no se podrán llevar a cabo inversiones de algún tipo. «Esto afecta a la vida de los asturianos, quienes tienen una dependencia absoluta de políticas sociales», incidió.

Asimismo, afeó a la Federación Asturiana de Empresarios (Fade) su «contradicción» a la hora de «quejarse» por la caída del consumo, cuando «no quieren» incrementar los salarios. «No entiendo cómo quieren que la cosa cambie si no se suben las pensiones y los sueldos, si no se potencial las ayudas sociales y cuando más de la mitad de los parados de larga duración no reciben ningún tipo de prestación», criticó.

En términos similares se expresó Gilberto García, responsable de Política Institucional de CC OO, quien apuntó a que el reparto de la riqueza no va en consonancia del crecimiento económico. «Los datos del paro nos dicen que el empleo crece en una tasa del 1% mientras la economía lo hace en un 2,6%. Es decir, no se genera más empleo cuando la economía va mejor», sentenció antes de concluir «si quieren que el consumo crezca, deben subir los salarios y eso está en manos, precisamente, de la patronal».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos