«Queremos ser los primeros en desarrollar nutrición de precisión»

Marta Hernández, en CAPSA, durante la entrevista. / RIMADA
Marta Hernández, en CAPSA, durante la entrevista. / RIMADA

«Vamos a impulsar el estudio del microbioma español. Es muy interesante definir ese mapa genético»

LYDIA IS

Marta Hernández Cabria dirige el recién creado Instituto Español de Nutrición Personalizada, una sociedad impulsada por Capsa Food -filial industrial de Central Lechera Asturiana- dentro de su estrategia de diversificación del negocio, dedicada a la investigación y gestión de proyectos para mejorar la salud y bienestar a través de la nutrición de precisión y que acaba de lanzar su primera serie de complementos nutricionales para corregir y prevenir alteraciones en la microbiota intestinal.

-¿Con qué objetivos concretos surge el instituto?

-Nace como una iniciativa para investigar y desarrollar nuevos proyectos que impliquen el bienestar del consumidor, algo que cada vez se demanda más, y para ello aunamos la experiencia de Capsa, el aval de la cátedra de Nutrición y Salud de la Universidad Complutense, la especialización en microbiología de los científicos de Darwin Bioprospecting Excellence y el soporte tecnológico de Sngular. Queremos ser los primeros en desarrollar toda una gama de productos basados en una nutrición de precisión y elaborados con probióticos e ingredientes bioactivos.

-¿En qué consiste ese tipo de nutrición?

-En la actualidad, casi todos los productos tienden a la personalización y se trata precisamente de eso, de dar un paso más y de adecuar nuestra oferta a las necesidades específicas del consumidor con una propuesta mucho más concreta y precisa que un producto generalista. Esta composición conjunta de probióticos e ingredientes bioactivos no existía, es una novedad.

-El primer proyecto recibe el nombre de '39ytú' en referencia a los billones de bacterias presentes en el intestino. ¿Qué importancia tiene la microbiota?

-Tenemos una serie de bacterias en el intestino que tienen que estar en unas proporciones determinadas para mantenerlo equilibrado, de lo contrario aparecen alteraciones que pueden derivar en enfermedades. Con todas las investigaciones y estudios científicos realizados, vimos que hay abierta una vía muy importante para trasladar los resultados al consumidor. Ofrecemos dos formas de acceso, por un lado productos concretos para alteraciones ya diagnosticadas y, por otro, un test de microbiota para ver qué bacterias se encuentran en el intestino y en qué proporción, de forma que tras ese análisis, a partir de una muestra de heces, se van a ver las posibles anomalías presentes y futuras y en base a ello recomendamos el probiótico específico.

-¿Cuáles son las alteraciones más comunes?

-Detectamos fundamentalmente siete dianas; defensas bajas, problemas de regularidad intestinal, altos índices de glucosa y colesterol, disconfort digestivo e intestinal e intolerancia al gluten. De ahí surgieron siete productos diferentes y combinables entre sí que actúan de forma específica en el problema. Y a partir de ahora vamos a seguir investigando para ir añadiendo más alteraciones e incluirlas en la gama de productos de '39ytú'.

-¿Son productos eficaces?

-Sí, nos avalan una serie de estudios clínicos que demuestran su eficacia. No tienen ninguna contraindicación, son seguros y en general puede tomarlos todo el mundo. Es una gama muy recomendable para la medicina y está diseñada para que sea fácil de consumir, con buen sabor y asequible, el coste es de poco más de un euro al día.

-¿Supone este proyecto un hito para la nutrición?

-Sí, diría que vamos por delante totalmente. Hay algún laboratorio que hace análisis de microbioma pero que se junte con el desarrollo de producto no existe ningún proyecto.

-¿Qué previsiones de crecimiento manejan?

-De momento los productos se venden online y aspiramos a que sean globales, hoy en día ya no hay barreras en ese sentido. Tenemos contemplada la venta en farmacia, pero siempre en sitios muy específicos. El plan de negocio está muy definido a cinco años, queremos llegar a los 5.000 clientes habituales, pero también ir despacio para hacer las cosas bien y sobre todo basado en la evidencia científica, merece la pena.

-¿Trabaja el instituto en alguna otra línea de investigación?

-Vamos a impulsar e iniciar el estudio del microbioma español con la cátedra de nutrición que tenemos con la Universidad Complutense. Es un proyecto de investigación sobre los genes tipo que tienen las bacterias intestinales, que están condicionadas por muchos factores, entre ellos la dieta y el entorno geográfico. Creemos que es muy interesante definir ese mapa y tener una caracterización para poder compararlo con el de otros países. Es otro proyecto muy ambicioso y nace con el objetivo de ser un referente.

-¿Manejan algún plazo para los próximos desarrollos?

-El estudio del microbima español está planteado en año, año y medio. En cuanto a la investigación de alteraciones, vamos a ir viendo por dónde seguir, es un trabajo muy importante que requiere su tiempo. Son desarrollos lentos, hay una búsqueda importante de bibliografía y de consulta de otros estudios. Los metanálisis dan mucha más seguridad y cuantos más individuos incluyan, más preciso será el resultado.

 

Fotos

Vídeos