El rector traslada su apoyo a la plantilla de Duro, «una referencia mundial»

Santiago García Granda destaca «el talento» de un personal «mayoritariamente» formado en Asturias y en la Universidad de Oviedo

S. B. GIJÓN.

«La Universidad de Oviedo es la primera institución de enseñanza superior e investigación del Principado de Asturias y los problemas sociales que afectan a nuestra comunidad no nos son en absoluto indiferentes». Así se pronuncia el rector de esta institución, Santiago García Granda, en una carta remitida a los trabajadores de Duro Felguera en la que expresa su apoyo tanto a la plantilla como a la empresa.

En su misiva, el rector de la Universidad de Oviedo define a la ingeniería asturiana como «una empresa de referencia a nivel mundial y una marca inconfundible en mercados globalizados como la industria energética, manejo de graneles, bienes de equipo, entre otras muchas actividades».

«Duro Felguera es, asimismo, una empresa emblemática para Asturias y para la Universidad, por lo que su desaparición sería una pérdida importante para el tejido industrial de la región y para la sociedad asturiana. También lo sería, claro está, para nuestros estudiantes, quienes merecen la oportunidad de desarrollar la carrera laboral en su comunidad autónoma si así lo desean, y poder contribuir con su capacidad y esfuerzo al desarrollo del Principado, tal y como han venido realizando los profesionales de Duro Felguera, logrando que sea una empresa con un alto valor añadido, reflejo del talento de un personal mayoritariamente formado en Asturias y en nuestra Universidad», destaca García Granda. Por último, rel rector confía en «que todas las partes pondrán el mayor empeño en salvar las dificultades actuales y, de este modo, preservar la actividad de esta empresa y los puestos de trabajo».

Ayer, Duro Felguera remitía a la CNMV los acuerdos adoptados en la junta general del pasado viernes, que, entre otras cuestiones, dieron luz verde al primer paso para la ampliación de capital. El próximo día 25 se someterá a votación la emisión de las nuevas obligaciones convertibles y, si todo sale de manera favorable, la compañía espera el inicio de la cotización de las nuevas acciones a partir del 23 de julio. Queda, por tanto, poco más de un mes para conocer el resultado de este proceso emprendido por el grupo, tras el acuerdo de refinanciación suscrito con la banca acreedora.

Con el aumento del capital social, más una prima de emisión, de 125,7 millones de euros, la compañía espera que acudan tanto los accionistas actuales como nuevos inversores. Ayer, Duro caía entre un un 5% y un 3%, para volver al mismo nivel de hace unos días, tras repuntar en igual proporción.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos