Sáenz de Jubera: «La potencia de respaldo la dan las centrales de carbón y gas»

El consejero director general de EdP España, Javier Sáenz de Jubera./
El consejero director general de EdP España, Javier Sáenz de Jubera.

El consejero director general de EdP España rechaza los cierres «forzados» e insta al Gobierno a no acortar los plazos europeos

P. L. OVIEDO.

«Mañana no se pueden cerrar las térmicas de carbón y de gas porque no se construyen los parques eólicos y solares de un día para otro». El consejero director general de EdP España, Javier Sáenz de Jubera, se mostró escéptico con la intención del Gobierno español de cerrar las térmicas de carbón en 2025 -fecha orientativa fijada por la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera- porque no existen los recursos suficientes como para poder garantizar el suministro solo con energías de origen renovable.

«Se habla del orden de 12.000 megavatios mínimos de potencia térmica necesarios para que la red se mantuviera estable en España», una cifra que sea conseguirá en un futuro no demasiado cercano. Ahora la necesidad se centra en asegurar la estabilidad de la red. Se necesita potencia térmica de respaldo y ese respaldo lo dan las térmicas de carbón y de gas», apuntó Sáenz de Jubera. Asimismo, señaló que eliminar del mix nacional cualquier fuente de energía supondría un aumento del precio automático. Por ello, «deberíamos hacer lo que se hace en Europa, no más», señaló en alusión al prematuro cierre de las térmicas de carbón. En este sentido, destacó que solo España, dentro del grupo de grandes países europeos, va a cumplir los objetivos marcados por la UE en mateira de energías renovables en 2020.

Llevar a cabo una descabonización exprés supondría, añadió, la pérdida de competitividad para las empresas españolas. En cualquier caso, «el 60% de las térmicas de carbón van a cerrar porque hay una directiva que exige inversiones, que nosotros hemos hecho, pero otros han decidido no llevarlas a cabo», subrayó el consejero director general de EdP España. Sobre este asunto, explicó que, en 2020, teniendo en cuenta las térmicas que han realizado inversiones para llegar al límite de emisiones contaminantes marcado por la UE en ese año, se pasará de 10.000 megavatios de potencia instalada con carbón a 4.000. Por tanto, «no hay que hacer ningún cierre forzado de nada», subrayó. A esto hay que añadir que las centrales alimentadas por carbón en España redujeron sus emisiones de CO2 en un 40%, con lo que la situación llegar a los niveles exigidos por la UE dentro de dos años es posible sin desmantelar instalaciones.

El 1% de las emisiones

Sáenz de Jubera se mostró contrario a que las térmicas de carbón cierren «por decreto» y abogó por dejar que funcionen en el mercado. Indicó que compiten, sobre todo, con las de gas y, en función del momento, unas son más competitivas que otras. «En EdP lo que procuramos es tener las centrales de carbón más eficientes de España para que cuando sea el carbón el que marque el precio nuestro centrales sean las primeras. Y con las de gas exactamente lo mismo», añadió.

El alto directivo de EdP también resaltó que las emisiones de CO2 de las centrales de carbón españolas suponen el 1% del total registrado en Europa. «Y esto es importante porque España no debería hacer algo diferente porque al final la industria lo iba a sufrir», indicó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos