Sindicatos y Fade se enzarzan por la subida salarial pactada en la negociación colectiva

Sindicatos y Fade se enzarzan por la subida salarial pactada en la negociación colectiva
Javier Fernández Lanero y José Manuel Zapico, en una presentación en Oviedo. / ÁLEX PIÑA

Feito insiste en que los aumentos acordados en Madrid no son de obligado cumplimiento, mientras que UGT y CC OO acusan a la patronal de no querer repartir sus beneficios

NOELIA A. ERAUSQUIN GIJÓN.

El IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC), firmado el jueves en Madrid por la patronal y los sindicatos a nivel nacional, está llamado a facilitar la llegada a pactos estatales y en las distintas comunidades, pero en Asturias, más que allanar el camino puede hacer saltar por los aires la tradicional buena relación entre la Federación Asturiana de Empresarios (Fade) y UGT y CC OO. La mecha la encendió el mismo día de la rúbrica Belarmino Feito, presidente de la patronal asturiana, en la asamblea general de Femetal, al advertir de que «el acuerdo nacional del convenio no obliga a nadie ni a nada», y ayer la avivaron los líderes de estos sindicatos, al acusar a los empresarios de no querer compartir sus beneficios.

«O hay reparto o hay conflicto», advirtió en Llanes el secretario general de CC OO, José Manuel Zapico; mientras que el de UGT, Javier Fernández Lanero, acusó directamente a Feito de realizar unas declaraciones «imprudentes, innecesarias y que lo único que aportan es crispación social».

En el AENC las partes (CEOE, Cepyme, UGT y CC OO) se comprometen a trasladar su contenido a la negociación de cada convenio para pactar subidas salariales de en torno al 2%, más un 1% variable; se recupera la ultraactividad y se contempla que en 2020 el salario mínimo llegue a los 1.000 euros al mes en 14 pagas.

Sin embargo, el presidente de la patronal regional considera que estos pactos son «inasumibles» para muchas empresas asturianas y carga contra el acuerdo por sus «subidas lineales». Así, defiende la flexibilización de las retribuciones para que las compañías que se encuentren en una buena situación «repartan la riqueza con sus trabajadores», pero rechaza que todas las firmas, independientemente de su situación económica, tengan que incrementar los salarios. «No se pueden repartir los beneficios antes de crearlos», defiende.

Así pone de ejemplo cómo estos compromisos implicarían en algunas empresas, como es el caso de las de limpieza, subidas de un 35% en algunas categorías, o de un 25% en el comercio. «Esto pone en riesgo la viabilidad de las empresas y de los empleos», advierte el presidente de la patronal. E insiste en que el acuerdo es de naturaleza «obligacional» para las partes que lo han firmado (CEOE, Cepyme, UGT y CC OO a nivel confederal), pero no de obligado cumplimiento para los distintos sectores o convenios de carácter autonómico.

Lanero no lo ve así -considera que el texto es de carácter obligatorio-y critica que Feito cargue contra un acuerdo aprobado por la junta directiva de la CEOE, a la que él mismo pertenece. «No pude asistir a esa reunión», argumenta, sin embargo, el presidente de Fade, que además ha explicado por carta a la CEOE y Cepyme su disconformidad con el pacto y ha trasladado «el malestar de las empresas asturianas por este acuerdo».

Para el líder de UGT, Fade ha roto «la unidad» para pelear por grandes asuntos, como la defensa de las térmicas, y acusa directamente a Feito de ir de «agitador social» y «tirar por la borda» el carácter «serio y riguroso» de la patronal, unas críticas a las que el presidente de los empresarios no quiso responder. «No hay que estar a la altura de los que insultan y difaman», afirmó a este periódico.

Zapico, por su parte, lamentó que Feito «se enroque en las posiciones de Díaz Ferrán, de trabajar más y cobrar menos, y rechace las tesis del actual presidente, Juan Rosell, que reconoce que es de justicia e inteligencia que los salarios crezcan». «Asturias no puede quedar atrás, tenemos que iniciar la recuperación de derechos laborales que generan mayor actividad económica, más consumo y demanda interna», señaló, y recordó que en la comunidad hay siete convenios bloqueados: metal, comercio minorista de alimentación, mayorista de alimentación, comercio en general, limpieza, construcción y obras públicas y hostelería.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos