Thyssen denuncia a la CE ante el tribunal europeo por vetar su fusión con Tata

Thyssen denuncia a la CE ante el tribunal europeo por vetar su fusión con Tata

Bruselas considera que la operación entre ambas empresas habría reducido la competencia y subido los precios de algunos productos de acero

E. C.GIJÓN.

ThyssenKrupp ha presentado una denuncia ante el Tribunal General de la UE (TUE) contra la Comisión Europea por su decisión de prohibir la fusión de los negocios de acero en Europa del grupo alemán y la india Tata Steel, según informó la compañía en un comunicado. La empresa argumenta que no comparte las preocupaciones esgrimidas por Bruselas en su decisión del pasado 11 de junio, en la que vetaba la operación de fusión al considerar que hubiera reducido la competencia e incrementado los precios de algunos productos de este material en el bloque comunitario y veía insuficientes las medidas compensatorias ofrecidas por las partes. ThyssenKrupp señala que, en su evaluación sobre la competitividad de los productos de acero con revestimiento metálico para empaquetado y de acero galvanizado en caliente para la industria del automóvil, la Comisión Europea estableció por primera vez una definición «restrictiva» del mercado que ampliaba «indebidamente» el alcance de la ley de competencia existente.

Además, considera que Bruselas tampoco tuvo debidamente en cuenta la importancia estructural de las importaciones en Europa, el poder adquisitivo en el lado del comprador y las posibles sustituciones con materiales de embalaje y métodos de galvanizado alternativos.

Asimismo, defiende que los compromisos presentados por ThyssenKrupp y Tata Steel para obtener el visto bueno a la operación, que consistían en instalaciones de producción, contratos de suministro a largo plazo e inversiones significativas, habrían sido suficientes para eliminar los problemas de competencia.

Donatus Kaufmann, miembro de la comité ejecutivo de ThyssenKrupp, remarca que la consolidación de la industria europea del acero sigue siendo «adecuada y necesaria», como muestra la «crítica situación actual» de mercado para los fabricantes de acero.

«El exceso de capacidad y la alta presión de importación de Asia crean un entorno en el que la empresa conjunta prevista con Tata Steel no habría perjudicado la competencia. Lamentamos la decisión de la Comisión Europea y la consideramos de gran alcance e incorrecta. Por eso estamos presentando esta denuncia», añadió.

A este obstáculo se suman los malos resultados registrados por Thyssen en los nueve primeros meses de su año fiscal, con pérdidas de 207 millones, como consecuencia de la ralentización del crecimiento global, con una pronunciada caída del sector automotriz y persistentes presiones por las importaciones de acero.