Thyssen garantiza a los empleados que se les tendrá en cuenta en caso de venta

Los miembros del comité de empresa de Thyssenkrupp, ayer, en Madrid antes de la reunión. /
Los miembros del comité de empresa de Thyssenkrupp, ayer, en Madrid antes de la reunión.

Lo que es evidente es que la compañía está escuchando a posibles compradores y se sabe que existen varias entidades interesadas

A. MORIYÓN GIJÓN.

«Con satisfacción moderada». De esta forma abandonaron ayer los miembros del comité de empresa de Thyssenkrupp la reunión celebrada en Madrid con representantes de la dirección mundial de la compañía, en la que se abordó la posible venta de su negocio aeroportuario, que afectaría a la factoría que el grupo tiene en Mieres -en la que trabajan 334 personas- y a otras dos fábricas de la multinacional ubicadas en Estados Unidos y China.

La empresa, representada por la vicepresidenta a nivel mundial de recursos humanos, Jean Jean Kym, y la responsable del segmento de temas económicos, Inge Delobelle, informó a los trabajadores de que la venta de este negocio está todavía en una fase «embrionaria» y que, de hecho, la compañía sigue sin adoptar una decisión firme al respecto. No obstante, les garantizó que, en el caso de que la venta llegue a fructificar, «se tendrán en cuenta los aspectos sociales y no solo cuestiones económicas». Un mensaje alentador que los trabajadores esperan que se cumpla. Lo que es evidente es que la compañía está escuchando a posibles compradores y se sabe que existen varias entidades interesadas.