La industria lidera la creación de empleo en la región por el repunte del sector del metal

Un trabajador efectúa labores de control en una colada de Arcelor. /
Un trabajador efectúa labores de control en una colada de Arcelor.

Los sindicatos confían en que este sector de actividad se convierta «en la locomotora que tire de la economía asturiana» para salir de la crisis

ANA MORIYÓN GIJÓN.

Nadie duda a estas alturas de la importancia que el sector industrial tiene en esta región y mucho menos del peso de la industria del metal, que aporta el 11% del PIB asturiano y genera 40.000 empleos. Pero, no conformes con ello, son muchos quienes esperan de esta actividad económica que se convierta, además, «en la locomotora que tire de la economía asturiana» para salir de la crisis, generando empleo, reactivando el consumo y llevándose con ella por el sendero de la recuperación económica a otros sectores como el de servicios e, incluso, el malherido de la construcción. Los datos recogidos en la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre de 2014 hecha pública la pasada semana no han hecho más que alentar esta teoría.

Por primera vez desde que comenzó la crisis, la economía asturiana creó puestos de trabajo en tasa anual. Concretamente hay 11.700 asturianos más trabajando que el año pasado a estas alturas del ejercicio, lo que supone un 3,2% más. Un incremento que se eleva al 12,5% si hablamos del sector de la industria, donde hoy hay 6.600 asturianos trabajando más que hace un año, y unos 2.300 más si se compara con el primer trimestre de este ejercicio. Un aumento en la tasa de ocupación que está muy por encima al registrado en otros sectores económicos, como el de servicios, donde, si bien el volumen de trabajadores es mayor (10.700 empleos más), el aumento porcentual fue del 3,9%. En el sector de la agricultura también se registró un incremento del 9,2% (1.500 empleos más), mientras que la construcción perdió un 29% de empleos con respecto al año pasado (7.100 trabajadores menos).

Con estos datos no es de extrañar que todos los ojos estén puestos ahora en el sector industrial y, más concretamente, en la industria manufacturera, donde el incremento en la tasa de ocupación según los datos del EPA alcanza incluso el 14%. En este epígrafe se sitúa la industria del metal que tanto UGT como CC OO coinciden en calificar como el «pulmón de la economía asturiana». La secretaria de acción sindical de UGT Asturias, María del Mar Celemín Santos, señala que «el empleo en Asturias se está reactivando gracias al sector industrial, siendo el metal el que más está creando puestos de trabajo, lo que indirectamente favorece también a otros sectores». Celemín puso como claro ejemplo al gigante siderúrgico. «Empresas como ArcelorMittal son las que están incrementando su actividad productiva y las que están generando empleo» porque, añadió en clara crítica al Gobierno central, «el empleo se crea con actividad económica y no con reformas laborales que lo único que hacen es deteriorar las condiciones laborales de los trabajadores».

En la misma línea se manifestó el secretario de Empleo de CC OO Asturias, Adrián Redondo, quien entiende que el hecho de que se refuerce el sector de la industria, y más concretamente el del metal, «puede ser un indicativo de que la región está empezando a repuntar» ya que, argumenta, un «repunte» en el sector de la industria del metal podría convertirse en un «elemento de arrastre para otros sectores como el de servicios y el de la construcción». También el portavoz de CC OO hizo alusión expresa a Arcelor y dio muestra de la importancia de esta compañía para el buen ritmo económico de la región, hasta el punto de que, aseguró, «si Arcelor tiene una gripe, Asturias tendría un grave problema». Achaca de hecho los buenos datos alcanzados por la industria manufacturera asturiana en la EPA del segundo trimestre a empresas como ésta que, en estos momentos, están realizando contrataciones para los relevos vacacionales «que ayudan a incrementar la ocupación y mejorar las estadísticas».

No todo es positivo

Dicho esto, tanto UGT como CC OO insisten en que no es oro todo lo que reluce y se niegan a hablar de recuperación del mercado laboral mientras no mejoren las condiciones de las contrataciones, incrementen los salarios y se respeten los derechos de los trabajadores, aunque coinciden en que esta lacra laboral afecta principalmente al sector servicios. «Hay que tener en cuenta que buena parte del empleo que se está creando es temporal y precario, hasta el extremo de que se está dando la paradoja de que organismos como Cáritas siguen atendiendo a gente que, incluso con empleo, necesita ayuda porque no llega a fin de mes», alerta María del Mar Celemín. La misma preocupación existe en el seno de CC OO, donde Adrián Redondo advierte de que el grueso de los empleos «son de carácter temporal y precario».

Aunque la reflexión sindical debe tenerse en cuenta a la hora de valorar la calidad del empleo, no debe pasarse por alto que el sector servicios creó en el último ejercicio 10.700 empleos en Asturias. Según la encuesta del EPA no todas las ramas del sector servicios fueron igualmente fructíferas y las hay, incluso, que perdieron ocupación en el último ejercicio. Así, actividades económicas como el comercio al por mayor y al por menor, la reparación de vehículos, el transporte y almacenamiento y la hostelería perdieron este ejercicio 4.400 puestos de trabajo (-3,8%) y el empleo en el sector de la información y las comunicaciones cayó en 1.000 empleos (-14%).

Entre las áreas del sector servicios que generaron empleo en los últimos doce meses se encuentran las actividades inmobiliarias, por una posible reactivación del alquiler; las actividades financieras y de seguros y las actividades profesionales, científicas y técnicas, así como las actividades administrativas y de servicios auxiliares. Los servicios de administración pública y defensa, seguridad social, educación, actividades sanitarias y de servicios sociales también han visto incrementada su tasa de ocupación, al igual que las actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento, los servicios relacionados con empleados domésticos y las actividades de organización.