Los sindicatos afirman que Alcoa no invierte en Avilés, ni siquiera en mantenimiento, desde 2008

Los sindicatos afirman que Alcoa no invierte en Avilés, ni siquiera en mantenimiento, desde 2008

El comité de empresa celebrará reuniones con los grupos de la Junta y con el Gobierno regional para explicar la situación

ENRIQUE ARENAS GIJÓN.

Alcoa reconoció su fracaso en la subasta para la bonificación de la interrumpibilidad eléctrica, pero el problema de la puja no es ahora el único motivo de preocupación para los trabajadores de la planta avilesina, ni el más importante. Según denunciaron ayer, la multinacional norteamerinaca no realiza inversiones productivas en la factoría de Avilés desde hace muchos años, pero lleva siete sin afrontar ni tan siquiera obras mantenimiento y «eso sí que es preocupante».

Los sindicatos, que vienen reclamando inversiones desde hace tiempo, están ahora alarmados por la «utilización» que la multinacional hizo de los trabajadores en el proceso de la subasta eléctrica. «En diciembre de 2014, tras superar la amenaza de cierre, la empresa se comprometió a elaborar un plan de inversiones que aún estamos esperando», dijo el secretario general de la Federación de Industria de Comisiones Obreras (CC OO), Damián Manzano. El secretario general de MCA-UGT, Eduardo Donaire, también se mostró duro con el gigante del aluminio, porque «una multinacional como Alcoa debe invertir y mejorar sus instalaciones para superar una situación coyuntural como la que se está viviendo en ese sector».

Alcoa consiguió 23 paquetes de cinco megawatios para la fábrica de Avilés en la subasta eléctrica celebrada la semana pasada, un bloque más que los logrados el pasado año, pero la compañía quiso dejar claro que la compensación económica es menor que la obtenida en la anterior convocatoria. El fracaso en la convocatoria de 2014 llevó a la multinacional a anunciar el cierre de la planta de Avilés, que luego rectificó tras lograr nuevas compensaciones económicas en una subasta posterior.

El presidente del comité de empresa de la planta avilesina, José Manuel Gómez de la Uz, declaró que «los trabajadores estamos muy preocupados ahora por la falta de perspectivas para la planta, por el resultado de la subasta eléctrica y por la opacidad de la empresa pero, sobre todo, nos preocupa la falta de inversiones». Según aseguró, «desde 2008 no hay inversiones ni siquiera en el mantenimiento de las fábricas, algo muy difícil de entender en factorías como esta, que necesitan un mantenimiento importante». Gómez de la Uz criticó la posición «errática» de la multinacional porque, según dijo, «esta gente solo recoge beneficios, explota las fábricas al máximo hasta que ya no tiene nada más que explotar y después de va. Eso es lo que tememos que pueda ocurrir aquí». Según aseguró, «no están invirtiendo ni un duro en ninguna de las fábricas españolas y no se salva ni la planta de San Ciprián, que es la joya de la corona. Hace poco se produjo una avería gravísima en un trasformador, lo que puso en peligro la continuidad de la planta, y fue por falta de mantenimiento, lo que resulta incomprensible y muy grave». A la espera de que Alcoa aclare su futuro, los trabajadores de la fábrica de Avilés prevén reunirse con todos los grupos políticos del parlamento regional y con el Gobierno de Javier Fernández para explicarles la situación por la que están pasando. Los sindicatos volvieron a mostrar su preocupación por la situación que atraviesa Alcoa y pidieron claridad a la empresa sobre el futuro.