«El fracking podría ser una salida para el sector minero en Asturias»

David Alameda. /
David Alameda.

David Alameda subraya la necesidad de reducir la dependencia energética y destaca el potencial de la región para la extracción de gas

ANA MORIYÓN GIJÓN.

Asturias tiene un gran potencial como productor de gas natural y el fracking, defiende el director general de Shale Gas España, David Alameda, podría suponer una salida laboral para los trabajadores del sector minero de la región. «Reconvertir a estos trabajadores de la industria minera del carbón a la industria de la extracción de gas asociado a esas mismas capas de carbón es totalmente factible», resaltó ayer Alameda, quien no quiso pasar por alto tampoco los problemas energéticos que sufren los grandes consumidores de energía de la región y las adversas consecuencias que el cierre de estas industrias tendrían para el Principado. Ante esta situación, recordó que las características geológicas de la cornisa cantábrica permiten a Asturias tener un gran potencial de gas natural, porque «allí donde hay carbón, hay gas».

Durante su intervención en el programa La Lupa, de CANAL 10, Alameda trató de despejar algunos de los fantasmas que existen en relación a esta técnica que, subrayó, ha conseguido gracias a su desarrollo en los Estados Unidos que el precio del petróleo caiga hasta niveles impensables hace años, «en beneficio de toda la economía mundial».

El experto en fracking incidió en la necesidad de que todos los países aseguren su independencia energética ya que, advirtió, la historia ha demostrado las consecuencias de esta dependencia. «Ya hemos visto el problema que plantea Rusia cuando amenaza a Europa con cortar el suministro», comentó a modo de ejemplo, para luego citar también la inestabilidad que supone para la UE estar al albur de territorios como Argelia, Egipto o Libia. «Si se produjera un corte de suministro en España sería un cataclismo. No seríamos capaces de mantener el modo de vida que tenemos», alertó.

Alameda no sólo puso el acento en el potencial de España para la producción de gas natural -según sus cálculos, podría extraer gas para el consumo de 90 años-, sino que también departió sobre los beneficios económicos que supondría esta industria para este país, ya que podría aportar 40.000 millones de euros al PIB y permitiría ahorrar buena parte de los 46.000 millones que se gastó España el año pasado en adquirir petróleo en el exterior.

El director de Shale Gas España, que también intervino ayer en la jornada informativa sobre el fracking organizada por El Club de los Viernes en la Fundación Cajastur-Liberbank, en Oviedo, calcula incluso que el macizo Cantábrico tendría capacidad para producir el 15% del gas natural del país.