Alcoa acudirá con las plantas de Avilés y La Coruña a la próxima subasta eléctrica

Alcoa acudirá con las plantas de Avilés y La Coruña a la próxima subasta eléctrica
Participantes en la manifestación contra el cierre de Alcoa celebrada el pasado jueves en Avilés. / MARIETA

La compañía ya pasó en junio la validación para participar en un proceso que arrancará el 10 de diciembre y al que se opone el comité de empresa

DANIEL FERNÁNDEZ GIJÓN.

Alcoa acudirá a la próxima subasta eléctrica de interrumpibilidad con sus tres plantas en España, incluidas las de Avilés y La Coruña cuyo cierre ha anunciado. Esta nueva puja, según informó ayer Efe, se celebrará entre el 10 y el 14 de diciembre y en ella salen a subasta en diferentes lotes, 2.600 megavatios (MW) de potencia interrumpible. La convocatoria de esta nueva subasta es «otro torpedo más» en la línea de flotación de la estrategia de los sindicatos para frenar los cierres. «Lo fundamental es frenar el ERE, no hacer una subasta que lo único que servirá es para que la empresa nos deje más tirados», dijo el presidente del comité de empresa de Alcoa Avilés, José Manuel Gómez de la Uz.

La interrumpibilidad es un mecanismo de ajuste del sistema por el que empresas con gran consumo de energía están dispuestas, a cambio de una retribución, a suspender su consumo en caso de que sea necesario para la seguridad del suministro eléctrico. También este año empezó a aplicarse para controlar los precios de la electricidad, después de que el Gobierno aprobara un real decreto para ampliar el uso de la potencia interrumpible. Cabe recordar que Alcoa ha sido una de las mayores beneficiarias de esta subasta y en la última década percibió 1.000 millones de euros por la potencia interrumpible que se adjudicó en las pujas.

El pasado jueves las ministras de Industria y Transición Ecológica, Reyes Maroto y Teresa Ribera, respectivamente, ya anunciaron tras la reunión que mantuvieron con los presidentes de Asturias, Javier Fernández, y Galicia, Alberto Núñez Feijóo, que el Gobierno pondría en marcha medidas para paliar la factura eléctrica de la industria electrointensiva. Al día siguiente, en Oviedo, el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán, anunció un nuevo sistema de tarifa eléctrica para dar estabilidad a las grandes consumidoras de energía, como es Alcoa. Y ayer esas medidas se materializaron en una nueva subasta eléctrica. Según informó Efe, esta puja tendrá lugar entre el 10 y el 14 de diciembre.

El Gobierno mantiene la vigencia de la subasta en seis meses, pese a que desde el Principado y la Xunta se le demandó que el periodo de vigencia fuera más amplio para dar una mayor estabilidad a las empresas a la hora de fijar sus inversiones.

Desde el Ministerio de Transición Ecológica, que es el que convoca la subasta, no se han dado más detalles de cómo será la subasta, salvo que se organizará en diferentes lotes de 2.600 megavatios. Se espera, no obstante, pocos cambios, pese a lo anunciado por el Gobierno, a la que se llevó a cabo en mayo pasado. En ella, se establecieron bloques de 40 y 5 megavatios. En esa subasta, celebrada entre el 21 y el 23 de mayo pasados, también fueron asignados 2.600 MW de potencia interrumpible y participaron 123 pujadores. En esa ocasión, se asignaron 345 lotes, con una media ponderada de asignación de 105.863 euros por megavatio y año.

Más

De cara a esta nueva subasta, Alcoa ha inscrito a sus tres plantas en España: San Ciprián (Lugo), La Coruña y Avilés. El pasado mes de junio, según confirmó ayer a EL COMERCIO la multinacional, pasó el proceso de validación. Es decir, que el Gobierno la autoriza a participar en la puja. Ayer, la compañía, lo ratificó.

La convocatoria de la subasta ha sido acogida como un jarro de agua fría entre los trabajadores de Alcoa. Niegan que esta puja pueda facilitar la venta de las plantas que la compañía quiere cerrar, «porque si hay algún inversor interesado él querrá desarrollar su política energética, no que le venga impuesta por el vendedor», dijo el presidente del comité de Avilés, José Manuel Gómez de la Uz.

Al contrario, el representante de los trabajadores considera que esta convocatoria es «otra piedra más» en el camino para impedir los cierres de las plantas. «¿A qué va con nosotros? -se pregunta De la Uz-. Si lo hace es para dejarnos tirados, como siempre ha hecho, para sacar mejores lotes para San Ciprián». Cabe recordar que la puja de interrumpibilidad comenzará el 10 de diciembre, mientras que el periodo de negociación del ERE de extinción presentado el pasado día 1 concluye el 30 de noviembre. Por ello, los representantes de los trabajadores afectados centran sus esfuerzos en frenar la aplicación de ese expediente de extinción. El Gobierno central se ha comprometido ante los sindicatos, Principado y Xunta de «hacer todo lo posible» por impedir los cierres. Sin embargo, de momento, no ha pasado de las palabras.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos