Los trabajadores de Alcoa llevarán «la lucha hasta el último término»

Los trabajadores de Alcoa incrementaron el carácter de sus movilizaciones ayer con la quema de neumáticos. / MARIETA
Los trabajadores de Alcoa incrementaron el carácter de sus movilizaciones ayer con la quema de neumáticos. / MARIETA

La quema de neumáticos protagoniza la última concentración frente a la factoría aluminera de Avilés | Mañana repetirán la protesta desde las 8 de la mañana para incidir en la necesidad de que Alcoa dé marcha atrás a los despidos

LAURA CASTRO AVILÉS.

No pararán hasta conseguir que se garantice la viabilidad de las dos plantas y la retirada de los despidos colectivos. Los trabajadores de Avilés anuncian que mantendrán «la lucha hasta el último término» y así lo demostraron ayer con una nueva concentración frente a las instalaciones de Alcoa en la que la quema de neumáticos se convirtió en protagonista. Hasta ahora esa imagen se había dado más en la de La Coruña, pero ayer fueron los avilesinos quienes cansados de la ausencia de soluciones decidieron prender la llama y también las vengalas.

La crispación comienza a hacer mella en ellos por la presión que ejerce la cuenta atrás implantada por Alcoa, que podría comenzar el próximo 1 de diciembre a despedir a sus trabajadores. Está abierta la posibilidad de ampliar este plazo y aunque todo parece indicar que finalmente se logrará más margen para negociar gracias a la presión ejercida por administraciones y sindicatos, lo único que está sobre la mesa oficialmente es el ERE. Confían en que en los próximos días haya avances «importantes» fruto de la unidad política y social mostrada en torno al conflicto, pero de no ser así valorarán la posibilidad de dar un paso más en su lucha.

Esto es presentar una denuncia también en los tribunales españoles. «Tendremos que estudiarlo visto lo visto», indicó José Manuel Gómez de la Uz, presidente del colectivo sindical. La paciencia se les está agotando y temen que el Ejecutivo central «no sea capaz» finalmente de obligar a la multinacional a sentarse a dialogar y a buscar de manera conjunta alternativas para evitar los casi 700 despidos.

Si no hay avances en los próximos días, valorarán denunciar a la empresa también en España

La única salida que les quedaría, por tanto, sería acudir a la justicia española. No sería la primera denuncia que se interpone contra Alcoa desde que anunció su intención de clausurar las factorías de Avilés y La Coruña el pasado 17 de octubre. De hecho, el comité europeo ya interpuso una demanda contra la multinacional en los tribunales holandeses al entender que había incumplido los estatutos. Para llevar a cabo los cierres la empresa debería contar con un informe del propio comité europeo, una documentación con la que no cuenta, y además habría incumplido el plazo de información del expediente de regulación de empleo. Este mismo argumento lo utilizaron también los representantes sindicales de la planta de Avilés para presentar una alegación ante la Dirección General de Trabajo, que ayer les dió la razón. Ambas actuaciones responden a un mismo objetivo: paralizar los cierres.

Antes de presentar la demanda en Holanda, cuya vista será el próximo lunes, el comité europeo instó a la dirección de la multinacional a revertir su decisión. Sin embargo, la empresa se negó a dar marcha atrás y prefirió enfrentarse a los trabajadores en los tribunales.

Más concentraciones

El comité de Avilés tiene prevista hoy una asamblea con los trabajadores para informarles acerca de la actualidad del proceso, pero mañana volverán a concentrarse desde las 8 de la mañana frente a la planta.

Más información

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos