El Principado es la única comunidad que pierde empleo en el último año

El Principado es la única comunidad que pierde empleo en el último añoGráfico

La desaceleración se ceba con Asturias y dispara el paro más de un 18%

Noelia A. Erausquin
NOELIA A. ERAUSQUINGijón

El mercado laboral asturiano inició el año de la peor manera posible. Según los datos de la Encuesta de Población Activa hechos públicos esta mañana, el desempleo se disparó en el primer trimestre en un 18,3% en la región, lo que incrementa la cifra de parados en 10.500 personas hasta alcanzar las 68.200. Con este crecimiento, la tasa de paro pasa del 12,86% con la que cerró el año anterior al 15% y se sitúa tres décimas por encima de la media nacional. La ocupación tampoco tuvo un buen comportamiento. Se redujo en 5.200 personas (-1,3%) con respecto al cierre de 2018 y en 2.500 (-0,64%) en relación al mismo periodo del año anterior, lo que convierte al Principado en la única comunidad que pierde empleo en los últimos doce meses.

Noticias relacionadas

El primer trimestre del año no suele ser positivo para el empleo si la Semana Santa no coincide en esas fechas, como ha sucedido en este 2019. Lejos del tirón de campañas como la navideña o de verano, los datos que registra no son positivos, pero este año han sido especialmente negativos para el Principado, que también se sitúa como la tercera comunidad del país con una mayor subida de paro, que crece en los sectores que impulsan la economía regional, en servicios aumentó en 3.400 personas y en industria en 1.700. Pero, sobre todo, se incrementó en el colectivo que busca trabajo por primera vez, con 6.700 peronas más, algo habitual en los inicios de año y tras el verano, periodos en los que más ciudadanos deciden incorporarse al mercado laboral. De hecho, la población activa (aquella en edad de trabajar que está empleada o busca un puesto) subió en 5.300 personas, el 1,2%, hasta 453.500, aunque el Principado sigue siendo la comunidad con una menor tasa del país. El paro solo se redujo en el último trimestre en agricultura (-500) y construcción (-400) y, en lo que va de año, aumentó básicamente en la industria y en el colectivo sin empleo anterior, mientras que bajó ligeramente en servicios, agricultura y se mantuvo en construcción. No obstante, en la comparativa con hace doce meses hay que tener en cuenta que en 2018 las vacaciones de Semana Santa sí tuvieron un impacto positivo en el empleo ya en el mes de marzo.

De los 68.200 desempleados estimados por el INE en la región, 32.600 son hombres y 35.600, mujeres, lo que sitúa las respectivas tasas de paro en el 14% y el 16,1%, respectivamente. Esta diferencia se produce a pesar de que en el primer trimestre la subida del paro afectó más a los hombres, con 6.200 desempleados más -algo que suele suceder cuando retrocede el sector industrial, más masculinizado-, que a las mujeres, con un aumento de 4.300 paradas. Estas presentan, además, una tasa de actividad más baja, del 47,1%, frente al 55,2% de los hombres.

En el conjunto del país, el número de ocupados disminuyó en 93.400 personas durante el primer trimestre del año, hasta los 19.471.100 trabajadores, perdiendo así los 19,5 millones de empleos logrados en la segunda mitad de 2018 que no se alcanzaban desde 2006.

Además, el número de desempleados aumentó 49.900 personas, el 1,5%, y se situó en los 3.354.200 parados, lo que elevó 25 centésimas la tasa de paro, hasta el 14,7%.

La población activa disminuyó en España en 43.500 personas al cierre del primer trimestre, que este año no se ha beneficiado de los efectos de la Semana Santa al celebrarse íntegramente en abril.

La EPA también refleja que la cifra de hogares en los que todos los miembros activos están en paro subió en 35.900 en el primer trimestre y se situó en 1.089.400, de los cuales 280.200 son unipersonales.

Por su parte, los hogares en los que todos sus miembros activos están ocupados disminuyó en 43.700 entre enero y marzo, hasta situarse en 10.526.800, con 1.914.500 unipersonales.