Asturias se rebela contra la decisión de optar solo por el fondo suizo

Los partidos de la región insisten en que se tenga en cuenta la oferta de Quantum y reclaman un marco eléctrico favorable para la industria

N. A. E. / D. F. / P. L.GIJÓN.

Hay casi unanimidad en Asturias en pedir que, como mínimo, se tenga en cuenta la propuesta de Quantum para hacerse con las plantas de Alcoa. Con muchos matices sobre los motivos que llevan a la multinacional a optar solo por Parter o al Ministerio de Industria a dar su beneplácito a esta operación sin contemplar la del fondo alemán, partidos políticos, patronal y sindicatos reclaman que se barajen todas las opciones y que se busque la mejor salida para la factoría avilesina.

El Gobierno del Principado lleva días desmarcándose del central a la hora de pedir que la propuesta de Quantum vuelva a estar sobre la mesa, sobre todo, ahora que la ha mejorado y abarca tanto la planta asturiana como la de La Coruña. Ayer mismo, el consejero de Empleo, Industria y Turismo del Principado, Isaac Pola, insistió en que «no hay nada definitivo» y que el Ejecutivo autonómico trataría de que la opción del fondo alemán propietario de la gijonesa Vauste fuera valorada si se producía la presentación formal de una nueva oferta, algo que sucedió poco después de que realizara estas declaraciones.

El PP, por su parte, defendió la venta al fondo alemán. «Creemos que se debería cerrar un acuerdo con Quantum ya que esta empresa se ha comprometido a adquirir tanto la planta de Avilés como la de La Coruña», señaló la cabeza de lista en las pasadas elecciones autonómicas y diputada electa, Teresa Mallada, que destacó de este grupo su experiencia en el sector, especialmente en la fundición de chatarra, «lo que permitiría incrementar los tráficos de los puertos asturianos y con actividad internacional en Italia y Alemania». «Alcoa lo que no necesita son parches sino certezas», indicó también.

El diputado asturiano de Ciudadanos en el Congreso, Ignacio Prendes, hizo hincapié en «la extrema necesidad» de establecer un marco regulatorio eléctrico con precios estables predecibles y competitivos para la gran industria y, en este caso concreto, también reclamó que se analicen «todas las ofertas que haya» y que se pongan en valor los proyectos industriales que den viabilidad a las dos plantas», algo que la nueva oferta de Quantum contempla ahora. Desde Podemos también se reclamó que, al menos, se analice la nueva propuesta. «La mejora de la oferta por parte de Quantum es una buena noticia y tiene que ser examinada, en línea con lo que los trabajadores han venido demandando en los últimos días, frente a la toma de posición de Alcoa», aseguró la diputada electa de la formación, Lorena Gil, que ve «sorprendente» que el Gobierno de Pedro Sánchez haya dado el beneplácito a esta operación «sin conocer los detalles del proyecto, que aseguraba el empleo tan solo durante los próximos dos años».

Para Gil, el Ejecutivo central tiene que «ejercer su liderazgo y asumir su responsabilidad en este proceso, analizando rigurosamente las dos ofertas presentadas y su viabilidad», a la vez que reclamó «una verdadera política industrial que nos aleje de escenarios como este».

El diputado asturiano por IU, Ovidio Zapico, que el martes acudió a la 'Marcha del Aluminio', fue más tajante al considerar «una burla» que solo se tenga en cuenta el proyecto de Parter. «Tienen que escuchar a la plantilla y reincorporar la oferta de la empresa alemana y un plan industrial que garantice la actividad», recalcó.

Por su parte, el secretario general de Foro y también parlamentario electo, Adrián Pumares, subrayó que su formación defiende la opción que dé mayores garantías para el mantenimiento de la actividad de la compañía en Asturias y de sus trabajadores. «Los gobiernos de Pedro Sánchez y del Principado, que están en el proceso de negociación de la venta de Alcoa, deberían velar por los intereses de su plantilla», apuntó, para criticar las políticas del Ejecutivo central y de otro ministerio, en este caso el de Transición Ecológica. «Lo que realmente está poniendo en riesgo el futuro, no solo de la planta avilesina, sino de toda la gran industria asturiana, son las políticas de Pedro Sánchez y de Teresa Ribera», afirmó. Además, Ignacio Blanco, elegido como diputado por Vox en los últimos comicios autonómicos, aseguró que su formación solo desea la opción «que sea la mejor para los trabajadores, que preferían a Quantum».

Al igual que Foro, insiste también en que «el problema de fondo está sin solucionar» y hace referencia a los costes de emisión de CO2 y de electricidad, un 40% más altos que en Alemania. Y liga también esta problemática con otra, como es el fin de las térmicas. El país germano cuenta con 85 centrales a pleno rendimiento, mientras que en España hay quince, recordó, «y hay que cerrar las de aquí». «Un papanatismo europeo que nos está perjudicando gravemente», concluyó.