Alcoa planta al Gobierno de España

Alcoa planta al Gobierno de España
El comité de empresa de Avilés antes de uno de los encuentros que han mantenido con representantes de Alcoa. / IÑAKI MARTÍNEZ

La multinacional se niega a negociar con el Ejecutivo y ampliará el plazo del ERE si lo piden los trabajadores

LAURA CASTRO GIJÓN.

Alcoa no va a sentarse a negociar con el Gobierno central. Así de tajante se muestra la multinacional que desde el primer momento es reacia a entablar un diálogo con el Ministerio de Industria e incluso habría llegado a ignorar las llamadas de la ministra Reyes Maroto. Su postura es firme: únicamente negociarán los despidos colectivos. Y lo hará solo con los trabajadores de Avilés y La Coruña. «La empresa está concentrada exclusivamente en esto», remarcó Alcoa. Por eso insisten en que se constituya la mesa representativa para empezar a dialogar cuanto antes las condiciones del ERE con el objetivo de «minimizar el impacto social» de los cierres. La multinacional sí está dispuesta, no obstante, a escuchar y analizar las ofertas que durante este periodo de negociación de los despidos puedan ponerse sobre la mesa. Y también ampliaría este plazo de conversación con los trabajadores, pero deben ser ellos quienes lo soliciten, según aclaró Alcoa.

El mensaje de la compañía aluminera contrasta con el transmitido ayer por la ministra Reyes Maroto, quien aseguró que la dirección de la empresa se había puesto en contacto con el Ejecutivo para anunciar la ampliación del periodo de negociación del ERE. Sin embargo, fue la Dirección General de Trabajo la que remitió ayer a la empresa y a los comités de las dos plantas un escrito, al que ha tenido acceso este diario, en el insta a la multinacional a «abrir un período de diálogo fuera de los cortos límites temporales que establece la legilación vigente», algo para lo que sería necesario el acuerdo entre empresa y trabajadores. Asimismo, le pide que «colabore con las administraciones públicas para encontrar soluciones no traumáticas qaue minimicen la repercusión social de las planteadas en este expediente». También constata que «no ha habido un período de negociación suficiente», tal y como habían alegado los representantes sindicales, a los que, no obstante, les pide que constituyan la mesa representativa como «requisito decisivo de una negociación de buena fe».

Por su parte, la ministra adelantó que «tenemos ofertas de compra, las estamos evaluando ahora mismo y necesitábamos sentarnos con la empresa para ver con ellos cuál es la que realmente garantiza el mayor número de empleos en las dos plantas. Queremos la mejor inversión».

Las declaraciones de Maroto dejaron ayer en jaque a los trabajadores de la planta avilesina, quienes la acusaron de mentir acerca de sus contactos con la multinacional y le exigieron más claridad y veracidad a la hora de hacer anuncios. «Da a entender que ha hablado con la dirección de Alcoa y que se está abriendo un período de diálogo, cuando en realidad no es así», criticó José Manuel Gómez de la Uz, presidente del comité de empresa de Avilés. «No entendemos nada de todo esto», agregó. Tampoco comprenden el cambio de mensaje de la multinacional, que durante la reunión mantenida el pasado martes aseguró estar dispuesta a ampliar el periodo de negociación del ERE y ahora detallan que deben ser los trabajadores quienes soliciten este margen extra. «Nos da la sensación de que entre unos y otros nos están tomando el pelo», lamentó Gómez de la Uz.

Por escrito

El recelo de los trabajadores hacia la multinacional aluminera es claro y así lo constató ayer el presidente del comité de La Coruña, Carlos López Corbacho. «Desconfío de la empresa. Que nos manden una comunicación por escrito con su disposición a negociar», sentenció después de conocer las declaraciones de la ministra de Industria. Los de Avilés tampoco se fían y piden «prudencia» al Ejecutivo, especialmente al hablar de posibles compradores. «Para hacerse cargo de las plantas hacen falta requisitos. Debe ser una multinacional potente, con capacidad de extracción del mineral y con un plan de viabilidad de futuro para las dos factorías», concretó Daniel Cuartas, vicepresidente del comité de Avilés.

Más

Síguenos en:

Temas

Alcoa
 

Fotos

Vídeos