La ministra de Industria viajará a EEUU para desbloquear el conflicto de Alcoa

La ministra de Industria viajará a EEUU para desbloquear el conflicto de Alcoa
Los miembros del comité de Avilés conversan antes del encuentro con la empresa en Madrid. / IÑAKI MARTÍNEZ

Reyes Maroto se compromete a buscar un inversor para las plantas de Avilés y La Coruña si no llega a un acuerdo con la multinacional aluminera

LAURA CASTRO GIJÓN.

Ir a donde se tomó la decisión de cerrar las plantas de Alcoa en Avilés y La Coruña para revertirla. Esta era la petición que trasladaron en varias ocasiones los representantes de los trabajadores de ambas plantas a la ministra de Industria, Reyes Maroto, al ver que las negociaciones con la multinacional no iban por buen camino. Ahora, a falta de tres días para que expire el plazo de negociación de los despidos colectivos, Maroto anuncia un viaje a Estados Unidos, concretamente a Pittsburgh -donde está la sede central de Alcoa-, para reunirse con la dirección de la empresa.

Así lo trasladó ayer durante la Comisión de Industria e indicó que el objetivo es hablar con el «director» de la compañía, dado que la interlocución en España es un «transmisor de noticias» que no puede hablar de proyectos. Y reconoció, además, que la interlocución con Alcoa «no ha sido fácil». De hecho, la empresa se negó a participar en las dos mesas de trabajo convocadas por Industria y en la que estaban también los presidentes del Principado, Javier Fernández, y de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, pues considera que únicamente tienen un fin político. De no lograr un consenso tampoco en Estados Unidos con la aluminera, la ministra de Industria se compromete a «buscar un inversor» para las dos plantas. No obstante, indicó que aún están «definiendo» los acuerdos a los que podría llegar con Alcoa.

Más

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, también se pronunció al respecto de la problemática con Alcoa. Confirmó las «muestras de interés de varias empresas» por las factorías de Avilés y La Coruña y agregó que el problema de la multinacional aluminera «es industrial y tiene poco que ver con la energía». En este contexto, la ministra de Industria aseguró que su departamento aprobará en las próximas semanas un paquete de medidas para la industria electrointensiva, del que «se beneficiará» Alcoa. El anuncio no es, sin embargo, nuevo, pues al término de la primera reunión con los presidentes autonómicos de Galicia y Asturias ya había mencionado la intención de poner en marcha estos mecanismos. No obstante, los plazos de implantación continúan aún sin concretarse. Tampoco entró en detalles sobre la naturaleza de las medidas, aunque sí indicó que serán «transitorias», pues el cambio en la ley del sector energético que prepara el Ministerio de Transición Ecológica «dibujará» todo el sistema sectorial en su conjunto.

Maroto también compartió su visión personal del cierre de Alcoa en Avilés y La Coruña. Afirmó que «es curioso» que la multinacional alegara falta de competitividad en ambas factorías cuando lleva más de una década sin invertir en ellas y, en cambio, sí lo ha hecho en la otra que mantendrá abierta en San Ciprián (Lugo). La situación actual, manifestó la ministra, «viene a demostrar que la crisis» que se generó en esta empresa en 2014 -cuando anunció el cierre de las dos plantas y el inicio de un ERE tras perder la subasta de interrumpibilidad- «no terminó de cerrarse». Y concluyó que los motivos que han determinado la clausura están ligados a la productividad de las instalaciones.

Explicó que el objetivo era evitar que Alcoa presentara finalmente el expediente de regulación de empleo, pero «a pesar de la labor del Ministerio de Trabajo» no se llegó a conseguir. Asimismo, puntualizó que las capacidades de autorización y arbitraje de este departamento menguaron desde la reforma laboral, aunque «se está empleando» en que la negociación sea «equilibrada» y se amplíe el periodo de negociación del ERE, pues es «muy corto». De hecho, expirará este viernes.

Una oportunidad más

La multinacional está dispuesta a ampliar el plazo de consultas de los despidos colectivos y así lo confirmó ya hace dos semanas, pero para eso debe constituirse la mesa de negociación. Hasta ahora no fue posible por los reiterados plantones del comité de La Coruña. El último a causa del proceso de arbitraje que había iniciado en paralelo con el Consejo Gallego de Relaciones Laborales. El de Avilés intentó ayer, en la última reunión prevista, formar de manera individual la mesa, pero desde la empresa les negaron esta posibilidad. «Tenemos que estar representadas las dos plantas», explicó José Manuel Gómez de la Uz, presidente del comité avilesino.

Alcoa accedió a convocar un último encuentro con los representantes de los trabajadores para hoy y esta vez los gallegos han confirmado su asistencia. «Hemos agotado todas nuestras vías fuera del proceso de negociación y mañana estaremos en Madrid para continuar defendiéndonos», afirmó Juan Carlos Corbacho, presidente del comité gallego. Los de Avilés confían en poder ampliar así el plazo del ERE y evitar que los despidos comiencen a partir del sábado.

Síguenos en:

 

Fotos

Vídeos