La contratación en Semana Santa crece en Asturias por debajo de la media

La contratación en Semana Santa crece en Asturias por debajo de la media

El empleo aumenta en la región un 3,8%, casi dos puntos menos que en el conjunto del país, con la hostelería como principal impulso

LAURA CASTRO GIJÓN.

La Semana Santa suele arrojar buenos datos en materia de empleo que permiten compensar el bajón que experimenta el mercado laboral con el fin de la campaña navideña y las rebajas. Sin embargo, las perspectivas para este año apuntan a que la desaceleración que ya se viene advirtiendo en la creación de puestos de trabajo en Asturias afectará también a este periodo festivo. De hecho, el empleo en la región crece a un menor ritmo que en el resto del país de cara a la Semana Santa.

Es la conclusión que se extrae de las previsiones que hacen Randstad y Adecco. Aunque existe un cierto baile de cifras en el vaticinio que hacen estas empresas de recursos humanos, de media el empleo en Semana Santa crecerá en Asturias un 3,8%, casi dos puntos por debajo de la tendencia nacional que se situaría en el 5,6%. Por encima de la media y a la cabeza en la creación de puestos de trabajo están Madrid, Cataluña, Murcia y la Comunidad Valenciana.

El sector servicios es el más beneficiado de este impulso laboral con los subsectores de hostelería, restauración, aeropuertos y alimentación a la cabeza. Son empleos, por tanto, temporales y en su mayoría precarios, según denuncian los sindicatos. Insisten en que el mercado laboral asturiano no puede sostenerse sobre el sector servicios, demasiado castigado por la temporalidad y la estacionalidad.

Es más, la mayoría de los contratos que se llevan a cabo para Semana Santa no llegan a mantenerse hasta el verano, sino que los trabajadores entran y salen del mercado laboral. Esto provoca que muchos de los trabajadores no lleguen a generar una cotización suficiente para alcanzar la cobertura por desempleo cuando regresan a las filas del paro.

«Solo hace falta echar la vista atrás. Baja el desempleo , pero es que el 90% de los contratos son temporales y 4 de cada 10 son a tiempo parcial», indica Úrsula Szalata, responsable de Empleo de CC OO. «¿Desaceleración? Claro que hay, es que llevamos años diciendo que desde la reforma laboral no se está creando empleo, sino que se reparte el poco que hay entre más personas. Las condiciones laborales están completamente mermadas y ya no dan para más», critica Szalata, quien afirma que mientras antes de la reforma se generaban 36 contratos, ahora son 100.

En términos similares se expresó Mar Celemín, responsable de Política Sindical de UGT, quien incide en que además de la «excesiva temporalidad» -por cada contrato indefinido hay 11 temporales-, hay que preocuparse por la pérdida de poder adquisitivo. «Se ha sustituido un puesto a tiempo completo por uno a tiempo parcial, se ha fraccionado la contratación y eso afecta directamente a los salarios», señala.

Asimismo, en Semana Santa se produce un «fraude contractual muy serio», alertó. «Se trabajan muchas más horas de las que se tienen contratadas y no se cobran. Los datos avalan esto y a pesar de los avances del Gobierno de Pedro Sánchez aún queda mucho por hacer en esto. Hay toda una economía sumergida detrás y la inspección debe ser constante», reclamó la resindicalista de UGT.

A diferencia de la hostelería y la restauración, el empleo en el comercio asturiano no se ve afectado por la Semana Santa. Así lo asegura Germán Heredia, presidente de la Unión de Comerciantes, quien señala que «no es una época en la que se refuercen los puestos de trabajo. Aquí no tiene gran incidencia». Pero no es solo una cuestión de estacionalidad. Según Heredia, el empleo del sector «está estancado. Lleva mucho tiempo sin subir ni bajar de manera significativa».

Medidas de reactivación

Por ello, la Unión de Comerciantes incide en la necesidad de poner en marcha medidas y mecanismos que permitan reactivar el sector. «Los síntomas apuntan a que se está frenando el crecimiento del mercado laboral. Los empresarios con los datos que manejan ahora mismo se contienen a la hora de contratar porque las perspectivas no son buenas», explica. Y tampoco los ciudadanos contribuyen a mejorarlas, pues «la gente no se anima a consumir y al final esta es la pescadilla que se muerde la cola».

Asimismo, el presidente de la Unión de Comerciantes está convencido de que la situación política, en plena campaña electoral, tampoco favorece al mercado laboral. «Hay demasiada incertidumbre para aventurarse a tomar decisiones empresariales. Necesitamos buenas noticias para reactivar la situación», remarca Heredia.