Duro Felguera renuncia al despido colectivo, pero prevé hasta 25 salidas individuales

Duro Felguera renuncia al despido colectivo, pero prevé hasta 25 salidas individuales
La sede central de Duro Felguera, situada en el Parque Científico y Tecnológico de Gijón. / PALOMA UCHA

Reduce el recorte de plantilla previsto, cinco veces superior, por la mejora de su situación y los cambios en su estructura

NOELIA A. ERAUSQUIN GIJÓN.

Habrá recorte de empleo, pero mucho menor al previsto en marzo, cuando la dirección de Duro Felguera anunció que quería aplicar un expediente de regulación de empleo (ERE) que supusiera el despido colectivo de gran parte de su plantilla. Entonces no se cuantificó el número, aunque ayer la compañía reconoció al comité de empresa que la cifra que tenía sobre la mesa superaba las 110 personas. Ahora, con un horizonte más despejado tras la ampliación de capital, la dirección de la ingeniería asturiana desiste de su intención primigenia de aplicar el ERE, aunque reconoce que aún prevé realizar entre 20 y 25 despidos objetivos de forma individual en los centros de Gijón y Madrid.

El comité de empresa fue citado para reunirse ayer con directivos de la compañía para abordar una temática relacionada con el ERE, aunque sus integrantes sabían que no sería para afrontar su negociación, ya que no estaban convocados los miembros de la mesa que se establecieron para ello, sino todo el comité. Durante el encuentro, los responsables de la ingeniería destacaron el cambio que se había producido en los últimos meses en la firma, lo que les permitía no aplicar el expediente previsto en marzo, aunque sí serían necesarios ajustes, en este caso esa veintena de despidos individuales.

Los cambios a los que se refiere la dirección tienen varios frentes. Por un lado, el éxito de la ampliación de capital culminada en julio y que permite a la ingeniería contar con un futuro más despejado y nuevos accionistas, así como las ventas de sus filiales Núcleo y Felguera Raíl; el apoyo de la banca para refinanciar su deuda y la salida de trabajadores de forma voluntaria durante este medio año. Estos cambios han propiciado, según fuentes del grupo, «otra dimensión» que permite a la ingeniería poder prescindir de la aplicación del despido colectivo.

Desde el comité de empresa se reconoce cierto alivió ante la renuncia de Duro Felguera a aplicar el ERE. Aunque también se destaca que ninguna salida es positiva, sí entienden que la reducción desde los planes iniciales es más que significativa y «menos lesiva». «Ha habido un trabajo importante por minimizar el impacto», destacó ayer a este periódico la presidenta del comité, Rosa Estébanez.

Los despidos individuales se justificarán por causas económicas, técnicas, productivas u organizativas y se realizarán durante este mes y la mitad del próximo. El comité no tendrá acceso a la titularidad de los contratos afectados, pero será informado a medida que se produzcan los despidos y «velara porque todos y cada uno de ellos se produzcan legalmente y con las mayores garantías, aunque nuestro interés sería que no hubiera ningún despido», insisten los representantes de los trabajadores en una nota.

1.300 trabajadores

Si bien no se han concretado quiénes serán los afectados, fuentes sindicales consideran que la mayoría de las extinciones de contrato se centrarán en directivos y mandos intermedios, de tal forma que, con un menor impacto de personal, la masa salarial pueda verse reducida significativamente.

El grupo Duro Felguera cuenta en la actualidad con alrededor de 1.300 trabajadores, pero ha visto muy reducida su plantilla en los últimos meses. La venta de DF Rail a Talleres Alegría supuso la salida de casi un centenar de trabajadores, mientras que alrededor de 250 se fueron con el traspaso de Núcleo de Comunicaciones y Control a la alianza formada por Inversiones Valinver y el fondo Crescent Hill Capital. Además, durante los últimos meses el goteo de bajas voluntarias ha sido constante. Más de medio centenar de trabajadores han abandonado el grupo ante la llegada de otras ofertas laborales. Las dudas sobre la viabilidad de la compañía y la imposibilidad de hacer mejoras de contratos provocaron la marcha de empleados y también que ahora los despidos sean menores a los previstos inicialmente, ya que hay una reducción general en la masa salarial del grupo. No obstante, el ERE, en principio, solo se planteaba para Duro Felguera S. A., en la que trabajan alrededor de 570 personas y no para el resto de empresas del grupo.

Por otro lado, la asamblea de trabajadores, grupo que está constituido por empleados de distintas compañías que conforman Duro, pero que no tiene representatividad legal, critica que la empresa anuncie ahora los despidos justos para evitar hacer una negociación colectiva (a partir de 30 ) y así «restar capacidad negociadora a los trabajadores llevándolos cerca de la indefensión». Por ello, aseguran que «no van a ceder a los chantajes».

Precisamente, la portavoz de este colectivo, Susana Fernández, tiene esta mañana el acto de conciliación por su despido. Duro Felguera la acusó de cometer una infracción grave al revelar datos sobre los posibles trabajadores afectados por el ERE de forma anónima.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos