41.600 jóvenes abandonaron Asturias en la última década por falta de empleo

41.600 jóvenes abandonaron Asturias en la última década por falta de empleoGráfico

El paro juvenil se duplica desde 2008 en la región y alcanza el 44,5%, y solo uno de cada cuatro trabaja o busca empleo, advierte CC OO

SUSANA BAQUEDANO GIJÓN.

«Una juventud maltratada». Es el duro diagnóstico que realiza CC OO de Asturias tras un análisis del mercado laboral regional que, entre otras cuestiones, revela que la falta de trabajo ha obligado a emigrar ya a más de 41.600 jóvenes de entre 16 y 35 años en la última década.

Ana María Rodríguez y Gerardo Argüelles, responsables de Juventud y Acción Sindical, respectivamente, ofrecieron ayer en Oviedo una rueda de prensa para presentar el documento que pone de relieve algunos de los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), correspondientes al segundo trimestre de 2018, como que el paro juvenil se ha duplicado en la última década y alcanza el 44,58% en Asturias. Ni siquiera dos de cada diez personas jóvenes tienen empleo.

El informe de CC OO, realizado con motivo de la celebración mañana del Día Internacional de la Juventud, advierte sobre la alarmante pérdida de población joven: en los últimos diez años ha menguado en 21.600 personas, reduciéndose en una cuarta parte. De los 41.600 jóvenes que han abandonado Asturias desde 2008, 36.300 lo han hecho con destino a otras provincias y 5.300 al extranjero.

El sindicato critica que el último plan de retorno de talento solo atrajo dos personas

Rodríguez recordó que el último Plan de Retorno del Talento desarrollado por el Principado y dotado con 600.000 euros solo logró el regreso de dos personas, mientras que en la primera convocatoria el balance fue de cero retornados.

La situación del colectivo en el mercado laboral es «muy preocupante», a juicio del sindicato. El índice de actividad es tan sólo del 25,33%, con lo cual sólo uno de cada cuatro trabaja o busca empleo, y la tasa de empleo se sitúa en el 14,04% (es decir, ni siquiera dos de cada diez tienen trabajo), cuando hace diez años era del 37,1%.

Sin prestaciones

«Los empleos a los que conseguimos acceder son abrumadoramente precarios», explicó Rodríguez. Todo ello «acarrea unos ingresos salariales muy reducidos». Además, la protección es «ínfima», ya que nueve de cada diez personas sin trabajo no perciben prestaciones por desempleo.

Para paliar esta situación, CC OO considera «imprescindible» generar empleo de calidad, retener el talento, ajustar la formación a las necesidades del mercado de trabajo, un nuevo tejido productivo, que se acabe con el uso fraudulento de las prácticas no laborales y una política de vivienda que permita a los jóvenes emanciparse, entre otras exigencias.

Advierte de la precariedad, los bajos salarios y la «ínfima» protección

Por su parte, el responsable de Acción Sindical alertó de la precarización que están provocando las llamadas empresas de economía colaborativa, como Deliveroo o Glovo, que «apenas tienen trabajadores» sino colaboradores o «prestadores de servicios», explicó Gerardo Argüelles, que se ven abocados a trabajar en negro o a cotizar como autónomos corriendo con todos los gastos. Que tienen obligaciones pero no derechos, ya que no carecen de convenio colectivo que los regule y ampare. Y que son «esclavos del móvil» si quieren trabajar.

Aún y todo, CC OO cree que «hay esperanza», porque la Inspección de Trabajo y la justicia están interviniendo y obligándolas a pagar las cotizaciones a la Seguridad Social de sus repartidores y repartidoras.

Más formación, más empleo

Por otra parte, un informe anual sobre Juventud en España elaborado por el sindicato USO revela que del total de parados de larga duración menores de 30 años, el 73 % tienen como máximo el título de la ESO, la Educación Secundaria Obligatoria. En cambio, el paro de larga duración entre universitarios es del 7,7 %, casi diez veces menos. Aunque es cierto también que ese empleo para jóvenes universitarios se adecúa poco al grado de formación que tienen. «El 55% de los contratos a jóvenes en el 2017 fue de menos de tres meses, y solo un 8 % de la contratación fue estable», explica Dulce María Moreno, secretaria de Formación Sindical e Igualdad de USO.

 

Fotos

Vídeos