Fade defiende la educación para luchar por la igualdad y no «a golpe de decreto»

Gabriela Uriarte (Promociona), Raquel Villa (Transinsa), Carmen Álvarez (Aguas de Avilés) y Belarmino Feito y María Calvo (Fade). / D. MORA
Gabriela Uriarte (Promociona), Raquel Villa (Transinsa), Carmen Álvarez (Aguas de Avilés) y Belarmino Feito y María Calvo (Fade). / D. MORA

N. A. E. GIJÓN.

Harán falta cien años para cerrar la brecha en la igualdad de género en el mundo, según el Foro Económico Mundial, aunque desde el Proyecto Promociona, que dirige Gabriela Uriarte, esperan que este periodo sea mucho más breve. Este programa, que ayer fue presentado en la sede de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade) es una iniciativa de la CEOE y del Instituto de la Mujer para más mujeres alcancen puestos de alta dirección en las empresas. De momento, estas solo representan el 20% de los consejos de administración y el 24% de los comités de dirección y únicamente dos mujeres presiden empresas del Ibex-35. «Es una fotografía un poco triste, pero si la comparas con hace diez años se va mejorando», subrayó Uriarte, que defendió proyectos como Promociona para avanzar en esa dirección. Por él ya han pasado 612 directivas de 360 empresas, entre ellas algunas asturianas, y el 45% de las evaluadas ha promocionado. Uriarte, aunque reconoció que las leyes «ayudan», subrayó que es mejor «una sensibilización que una imposición» y tener en cuenta el talento.

En el mismo sentido se pronunció el presidente de Fade, Belarmino Feito, que recordó que uno de sus primeros compromisos al llegar a la patronal fue con la igualdad. «Por primera vez en la historia tenemos una vicepresidenta de Fade, pasamos de una mujer a seis en el consejo, se constituyó la mesa de igualdad y esta se introdujo de forma prioritaria en el documento '22 acciones ineludibles para el progreso de Asturias'. «No vemos que el problema de la igualdad o la brecha salarial se pueda combatir a golpe de decreto, sino trabajando todos en proyectos como este», defendió Feito, que cree que el principal problema del llamado techo de cristal «es una cuestión cultural» en la que hay que trabajar desde Primaria.

Por otro lado, Feito insistió en que tras los comicios , los empresarios reclaman gobiernos para España y Asturias estables, sólidos, moderados y responsables, «que no es poco», añadió.