Alcoa desea un Año Nuevo «seguro» a las plantillas que quiere despedir

Alcoa desea un Año Nuevo «seguro» a las plantillas que quiere despedir
Los trabajadores de Alcoa en Avilés volvieron a concentrarse ayer a las puertas de la factoría. / MARIETA

El presidente de la firma enciende con una felicitación navideña los ánimos de los trabajadores que le acusan de no tener «respeto ni vergüenza»

LAURA CASTRO GIJÓN.

El enfado de los trabajadores de Alcoa ha ido 'in crescendo' a lo largo de los más de dos meses que llevan peleando por evitar el cierre de las plantas de Avilés y La Coruña y ayer aumentó aún más al leer la felicitación navideña que les envió el presidente de la multinacional aluminera, Roy Harvey. La carta está dirigida a todos los empleados del grupo, incluidos los casi 700 que podría empezar a despedir a partir del próximo jueves.

«Deseo expresaros mi agradecimiento por el trabajo que habéis hecho para crear unos cimientos más sólidos en Alcoa». Así comienza la misiva de Harvey, quien trabajó en la planta de Avilés entre 2008 y 2009. En ella felicita a los trabajadores por sus «esfuerzos» a la hora de seguir las prioridades estratégicas marcadas por la empresa, que ha permitido posicionarla mejor de cara al futuro. Tras hacer un breve balance sobre las mejoras en materia de seguridad laboral, Harvey insta a sus trabajadores a «ser ágiles y estar preparados para avanzar, independientemente de la situación o incertidumbre de nuestros mercados, que este año se han enfrentado a tarifas, sanciones y alteraciones de desabastecimiento».

«Debemos sentirnos muy orgullosos de lo que hacemos y de cómo lo hacemos»

Ante estos problemas, explicó el presidente de Alcoa, «hemos luchado, en algunas de nuestras plantas, para mantener la estabilidad y la fiabilidad. Siempre debemos estar preparados para reforzar nuestros sistemas y procesos para poder rendir mejor y tener la oportunidad de crecer». Aseguró, asimismo, que había mantenido «conferencias telefónicas periódicas» con todos los centros, incluidos los de España, y que se sintió «impresionado por las numerosas actividades de mejora y el compromiso común con nuestros valores».

También aseguró sentirse «orgulloso» del trabajo que se lleva a cabo en todas las plantas que integran el grupo, tanto dentro como fuera de ellas. «Nuestros valores siempre iluminarán nuestro camino. Muchas gracias por su dedicación y compromiso para hacer continuamente que Alcoa sea aún mejor», se despidió Harvey, quien añadió: «¡Disfruten de un Año Nuevo sanos y seguros!».

«No tiene sentimientos»

Aunque el presidente de Alcoa envía cada año su felicitación navideña a todas las plantas del grupo, los trabajadores de Avilés y La Coruña consideraron que este año no era necesaria. «Es de impresentables. El año pasado vino a decirnos que estaba muy contento con el trabajo realizado en Avilés y todos le aplaudimos. Y ahora mira», espetó José Manuel Gómez de la Uz, presidente del comité avilesino. «No tienen ningún tipo de sentimientos, ni respeto ni vergüenza», añadió.

«Es Alcoa en estado puro. Las personas, lo último de sus valores», lamentó el presidente del comité de La Coruña, Juan Carlos Corbacho.

Síguenos en: