El feminismo impulsa la lucha obrera por las calles de Gijón

La movilización cruza por la calle Cabrales, durante su camino hacia los Jardines del Náutico. / JOSÉ SIMAL
La movilización cruza por la calle Cabrales, durante su camino hacia los Jardines del Náutico. / JOSÉ SIMAL

La marcha del Primero de Mayo convocada por CSI, CGT, CNT y Suatea reivindica al nuevo Gobierno que «cumpla lo prometido»

DANI BUSTO GIJÓN.

Revertir los recortes, recuperar los derechos laborales perdidos, alcanzar la igualdad real entre hombres y mujeres y concienciar a los trabajadores de que «la lucha de clases continúa». Esas fueron algunas de las premisas que se quisieron recordar ayer durante la movilización convocada en Gijón por los sindicatos CSI, CGT, CNT y Suatea, con motivo de la festividad del Primero de Mayo.

La marcha, que partió desde la Casa Sindical, pasadas las 12.30 horas, congregó a unas cuatro mil personas, según los convocantes. Las centrales sindicales aprovecharon la concentración para reclamar al «nuevo Gobierno de izquierda que cumpla lo que ha estado prometiendo» a lo largo de estas semanas en campaña electoral. «Hay que acabar con la precariedad laboral y revertir los recortes», insistió Tino Brugos, de Suatea, antes de ponerse al frente de la marcha, que cruzó Sanz Crespo, giró hacia la calle de Álvarez Garaya y atravesó la Plaza del Carmen, para después llegar a la Plaza del Parchís y encaminarse hacia las inmediaciones del Ayuntamiento por San Bernardo. El recorrido finalizó en los Jardines del Náutico tras avanzar por la calle Cabrales. Todo ello, acompasado con el ritmo de los tambores del grupo 'Percusión feminista'.

Por su parte, Fernando Fonticiella, secretario de CGT Asturias, recordó que en 2019 «se cumplen cien años desde que se consiguió legalizar la jornada de ocho horas diarias -gracias a la huelga realizada en Barcelona, en 1919, conocida como 'La Canadiense'-, pero también hoy se ve que en muchos sectores no se está cumpliendo» y que, por tanto, «hay retroceso en derechos laborales».

Como portavoz de la Corriente Sindical de Izquierda (CSI) actuó José Manuel García Pérez, quien lamentó que «es un despropósito que digan que hay recuperación económica», se preguntó «¿para quién fue esa recuperación?» y explicó que «el progreso es que haya un reparto más justo y equitativo de la riqueza».

Del mismo modo, García Pérez reclamó que «esas políticas que dicen ser de izquierdas, tienen que demostrarlo y modificar las reformas laborales y la 'ley mordaza'», ya que, en su opinión, hasta ahora «están las propuestas sobre el papel, pero en la práctica no se han tocado». Por último, el portavoz de CSI repasó los recientes datos del paro en Asturias y lamentó que «vamos camino de convertirnos en un desierto industrial».

La movilización finalizó en los Jardines del Náutico con la lectura del manifiesto, que este año corrió a cargo de Guillermo Rendueles y Sara Combarros. En su intervención, el ensayista pidió «levantar la voz para fortalecer nuestra conciencia de clase y combatir el neoliberalismo», mientras que la activista feminista animó a plantar cara «contra las leyes represivas y las políticas autoritarias».

Combarros reclamó una igualdad «efectiva de derechos y de oportunidades» entre hombres y mujeres, y recordó que, además de hacerlo el primer día de mayo, «hay que ser solidarios y salir a la calle muchos más días».