El Gobierno deja la puerta abierta a que Alcoa retire el ERE y mantenga la actividad

El subsecretario de Industria, Fernando Valdés, y el consejero de Industria, Isaac Pola, en la jornada organizada por el IDEPA. / P. LORENZANA
El subsecretario de Industria, Fernando Valdés, y el consejero de Industria, Isaac Pola, en la jornada organizada por el IDEPA. / P. LORENZANA

«Ahora mismo tenemos todo el arco de opciones abiertas», subraya el subsecretario de Industria, que celebra el cambio de actitud de la empresa

P. L. / N. A. E. OVIEDO.

Los gobiernos central y autonómico celebraron ayer el viraje de Alcoa, que accede ahora a sentarse a negociar con las administraciones y los trabajadores para encontrar alternativas que posibiliten el mantenimiento de la actividad en las plantas de Avilés y La Coruña. «Es verdad que hay inversores que podrían estar interesados, si acaso esa fuera una posible solución, pero, desde luego, por parte del ministerio, y la ministra así lo ha expresado en varias ocasiones, creo que ahora mismo tenemos todo el arco de posibilidades abiertas», señaló el subsecretario de Industria, Comercio y Turismo, Fernando Valdés, en Oviedo antes del inicio de los XXVII Encuentros Empresariales de Asturias, organizados por el IDEPA.

Hacía alusión así a la declaraciones realizadas por Reyes Maroto sobre la existencia de varias compañías interesadas en adquirir ambas fábricas. No obstante, también dejó la puerta abierta a que Alcoa reconsidere su decisión y dé marcha atrás al Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que plantea y que afecta a casi 700 trabajadores, 317 de los cuales forman parte de la plantilla de las instalaciones de San Balandrán. «Lo que quieren todas las administraciones es evitar a toda costa el efecto que pueda tener el cierre de las plantas de Alcoa, pero están abiertas todas las opciones», apuntó Valdés.

Más información

En este sentido, el Gobierno central tiene «todas las esperanzas» depositadas en las negociaciones con la multinacional estadounidense «para que no solo haya respuestas sociales a lo que ha ocurrido, sino también una predisposición para encontrar soluciones industriales», destacó el subsecretario. Por su parte, el consejero de Industria, Isaac Pola, se pronunció en término similares: «Esperemos que Alcoa persevere en esa actitud, que entiendo que es positiva y va en la dirección deseada». Asimismo, corroboró «la sensibilidad» del Ejecutivo central hacia la inquietud suscitada en Asturias por la transición ecológica. En este sentido, Valdés aseguró que «no hay motivo para la preocupación, ya que ambos discursos son compatibles», en referencia al mantenimiento del tejido industrial y el camino hacia un nuevo modelo energético.

Apoyo a las electrointensivas

Sobre las fórmulas para compensar el alza del precio de la energía, de modo que las empresas electrointensivas no lleven sus centros de producción a otros países, el subsecretario de Industria afirmó que «están sobre la mesa». Así las cosas, las medidas para desarrollar «ese estatuto de usuario electrointensivo» son una de las previsiones de un Gobierno «que es sensible con una transición ordenada en materia energética, pero que no lo es menos con el futuro de nuestras empresas y el trabajo en la industria». Por otra parte, los trabajadores de la planta de Alcoa en La Coruña iniciaron ayer, a las diez de la noche, una huelga de 24 horas. Está previsto que a primera hora de hoy se desplacen a la planta de San Ciprián (Lugo) para protestar contra el ERE planteado en Galicia y Asturias.

De forma paralela, el comité de empresa de Avilés ha convocado hoy asambleas de todos los turnos de trabajo para informar a los trabajadores sobre la situación actual y pronunciarse acerca de posibles movilizaciones. Además, el comité europeo de Alcoa, que se reunió ayer en Madrid, puso de manifiesto las dificultades que, a su juicio, está poniendo la aluminera a una empresa contratada para emitir un informe independiente al ERE y asesorar así a los trabajadores.

 

Fotos

Vídeos