El 55% de los jóvenes con formación universitaria abandona el Principado

La mayoría de los jóvenes eligen otros puntos del país para vivir y casi un 20% que pone rumbo hacia el extranjero

LUCÍA R. LORENZOGIJÓN.

El 55% de los jóvenes, de 25 a 39 años, con formación universitaria abandonaron el Principado entre 2013 y 2017 para dirigirse hacia otros puntos del país y del extranjero. Así lo recoge un análisis del Centro de Estudios Demográficos y la Universidad Autónoma de Barcelona, que apunta, además, que más de 776.000 jóvenes, nacidos en España, se fueron de su comunidad autónoma de residencia. El 80,7% eligieron otras regiones del país como nuevo destino, frente al 19,3% que se fueron al extranjero.

Esta movilidad, según señala el estudio, «se explica como una acción racional del individuo para obtener mayores réditos por sus habilidades, que se ven mejor recompensadas en lugares de primer nivel». En este caso, los asturianos optan por Madrid como primer destino para su formación y para enfrentarse a nuevos retos profesionales. Esta despoblación como consecuencia de la migración hacia la capital del país, repercute especialmente de manera negativa en el Principado, al igual que le sucede a sus vecinas Galicia y Cantabria. Sin embargo, la llegada de población a Madrid se contrapone con que la capital española «es al mismo tiempo la principal zona que expulsa individuos de los estratos socioeducativos más bajos hacia el norte de Castilla-La Mancha», expone esta investigación.

Estos datos sobre pérdida de población ponen en relieve que el ámbito rural ya no es el principal foco de la despoblación. Así lo indica Miguel González-Leonardo, uno de los investigadores implicados en la elaboración del estudio, quien asegura que se está produciendo «una segunda oleada de despoblación que ahora no solo afecta al medio rural sino, mayoritariamente a capitales de provincia». Asturias es una de las comunidades autónomas que más jóvenes pierde junto con Castilla y León, Castilla-La Mancha y Extremadura. Solo el 35% de los jóvenes con formación universitaria que viven en Asturias procedían de otras regiones, entre 2013 y 2017.

Esta migración de población atiende a factores económicos, pero también a las actividades culturales y a la diversidad que exista en el nuevo lugar de residencia elegido por los jóvenes.

En el último año de esa investigación, según datos de la Universidad de Oviedo, los estudiantes que se estaban formando durante 2017 y 2018 ascendía a un total de 21.531 alumnos.