#VesuviusNoSeCierra

Las Cuencas se vuelcan con los trabajadores de Vesuvius

Los trabajadores de Vesuvius marchan en Langreo contra el cierre de la fábrica. / E. P.

Miles de personas participaron este miércoles en la marcha celebrada entre La Felguera y Sama para defender la continuidad de la factoría langreana

Eduardo Paneque
EDUARDO PANEQUE

La presión en la calle sube en intensidad conforme la cuenta atrás se acelera. Y la fecha final ya está a la vuelta de la esquina. Vesuvius tiene previsto ejecutar el ERE de extinción que dejaría en la calle a 111 trabajadores el próximo 14 de octubre, fecha prevista para que concluya el periodo de consultas. Pero la plantilla, sus familiares y todos los vecinos de la Cuenca del Nalón no están dispuestos a rendirse.

Este miércoles volvieron a mostrar músculo y esa solidaridad con todo aquello que afecta a los suyos. Las imágenes hablaban por sí solas, miles de personas recorriendo la distancia entre el Parque Viejo de La Felguera y el Parque de Sama, más de 20.000 según los organizadores. Los cánticos, también retumbaban en toda esa distancia de unos pocos kilómetros. 'Asturias ponte en pie' o el clásico 'Vesuvius no se cierra' de punta a punta, entre petardo y bengalas de colores.

A su término, el presidente del Comité de Empresa de la fábrica leyó el manifiesto. En él incidió una vez más que  «se escudan en una reorganización para esconder y maquillar unadesocalización pura y dura de la actividad en nuestro país para llevársela aotras partes donde la mano de obra es hasta un 50% más barata».

Era el momento culminante de una marcha que se inició con las declaraciones sindicales mientras se llenaban las calles de pancartas. La principal novedad respecto a otras convocatorias fue la asistencia del secretario general de CC OO, Unai Sordo, quien  denunció «la actitud de algunas multinacionales que toman decisiones de este tipo con el único propósito de mejorar sus resultados dejando en la estacada a los trabajadores y a comarcas que están sufriendo un intenso proceso de desindustrialización».

Estuvo flanqueado, y tras una enorme pancarta en la que se podía leer 'Por el futuro de industria asturiana', por su homólogo en el Principado, José Manuel Zapico y el responsable de la Federación de Industria del sindicato en Asturias, Damián Manzano. Éste subrayó que «Vesuvius tiene que dejar de esconder la cabeza. El ERE no tiene sentido desde que se saba que va a haber una mesa tripartita». También se encontraban entre los asistentes la senadora María Fernández, , la diputada popular Paloma Gázquez, los diputados regionales Ángela Vallina (IU) y Rafa Palacios (Podemos), y los alcaldes de Langreo, Mieres y Morcín, Carmen Arbesú, Aníbal Vázquez y Mino García, respectivamente.

Tercera movilización

Parece difícil aventurar si a la tercera irá la vencida pero lo que nadie podrá negar es que tras dos marchas a pie –entre la fábrica y el Ayuntamiento de Langreo, y la que se extendió hasta Oviedo– ésta ha sido la más multitudinaria. Vecinos de las Cuencas del Nalón sí, pero también del Caudal; todos respondieron mayoritariamente a la llamada de los trabajadores de Vesuvius llenando de camisetas naranjas el tramo entre ambos puntos. Y quizá por ello, aunque fuera por un día, se ha transformado el icónico 'Vesuvius no se cierra' por un 'Vesuvius somos todos'. «En estos momentos, con los datos de la subida del paro de hoy, se van acumulando las malas noticias en la región», contaba Juan Manuel Greciet, amigo de uno de los afectados por los despidos en la factoría. ¿Servirá esta manifestación? «Todo el mundo se está marchando, es como una especie de 'basta ya'», sentenciaba.

Este miércoles era una jornada para el optimismo, «ya tocará volver a la realidad cuando se vuelvan a sentar a la mesa, aunque cada vez queda menos tiempo para que nos ofrezcan una solución», decía Pedro San Martín, vecino de Laviana quien, aprovechando el descanso de su jornada laboral se acercó para mostrar su apoyo. Porque se pregunte a quien se preguntase, y eran muchos los que allí se congregaban, todos acaban llegando a un mismo lugar común, estampado en varias pancartas: 'Por el derecho a vivir y trabajar de la cuenca'. La edad tampoco importaba. Franscisco Pareja, ya jubilado, era rotundo: «Hay que venir a apoyar a la juventud». Tras las loas conjuntas, los abrazos y las miradas de satisfacción por el éxito de la convocatoria, un fraternal cántico de 'Asturias, Patria Querida'

Más información