«El metal no será motor de la economía asturiana si no hay contrapartida salarial»

Concentración convocada por UGT y CC OO ante la sede de Femetal, en Gijón, para exigi el desbloqueo del convenio. / ARNALDO GARCÍA
Concentración convocada por UGT y CC OO ante la sede de Femetal, en Gijón, para exigi el desbloqueo del convenio. / ARNALDO GARCÍA

CC OO y UGT critican que Femetal ofrezca un aumento del 1% frente al beneficios superior al 30% que obtienen las empresas del sector

P. LAMADRID GIJÓN.

Las posturas encontradas entre los sindicatos y la patronal del sector del metal se mantienen. Ante este bloqueo de la negociación del convenio colectivo, CC OO y UGT volvieron a concentrarse ayer ante la sede de Femetal, en Gijón, para exigir un cambio radical en la propuesta. El secretario general de UGT-FICA, Jenaro Martínez, reclamó la retirada del «incremento salarial pírrico del 1% fijo y el 1% variable, que realmente quedaría al albur de las empresas el aplicarlo o no». En este punto, su homólogo en la Federación de Industria de CC OO, Damián Manzano, afeó que, mientras las empresas del sector perciben beneficios superiores al 30%, rechazan la subida de los salarios del 3% que proponen los sindicatos. Asimismo, hizo hincapié en que la oferta de Femetal pone sobre la mesa la retirada del concepto de antigüedad, «que supone un 5% del salario base».

Jornada irregular

Según los sindicatos, el acuerdo de la patronal provocaría una pérdida de dinero para los trabajadores cuando «los incrementos empresariales a lo largo de este año son mucho mayores que los del pasado». «Esos beneficios tienen que revertir en la mejora de las condiciones sociales, laborales y económicas de los trabajadores», apuntó Martínez. UGT y CC OO también se negaron a admitir el aumento de la flexibilidad horaria a través de la jornada irregular, lo que complicaría lograr la conciliación laboral y familiar.

«Femetal tiene una oportunidad porque estamos siendo muy claros en los planteamientos ante los trabajadores, pero también queremos trasladarlos a la sociedad asturiana por la importancia que tiene este convenio», señaló Manzano. Ambos dirigentes sindicales se reafirmaron en su intención de convocar una huelga en el sector si Femetal no cambia sus propuestas.

«Es evidente que, si la patronal no coge el toro por los cuernos y se sienta a negociar un convenio colectivo digno que reconozca cuál es la situación del sector del metal revirtiendo los beneficios en los trabajadores, a la vuelta del verano las movilizaciones serán, sin duda, mucho más contundentes que las que hemos hecho hasta el momento», aseguró Martínez. Por su parte, Manzano incidió en que, «para que el metal siga siendo el motor de la economía, debe tener su justa contrapartida en los salarios».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos