Los mineros de la 'marcha negra': «Pasamos el testigo a los políticos»

Los mineros de la 'marcha negra': «Pasamos el testigo a los políticos»
La llegada de 'la marcha negra' de trabajadores de subcontratas y auxiliares a Oviedo. / P. LORENZANA

La 'marcha negra' de los mineros de subcontratas llega a Oviedo tras 150 kilómetros

SANDRA S. FERRERÍA OVIEDO.

Una transición energética justa y ordenada que contemple una alternativa de futuro para los 800 mineros de contratas, subcontratas y empresas auxiliares que se quedan fuera del plan del carbón 2019-2027. Esa fue la principal reivindicación de la 'marcha negra' que ayer vivió su última etapa, desde Mieres hasta la capital de Asturias. Más de quinientos trabajadores llegaron a Oviedo, concretamente a la plaza de España, a las 15 horas con la intención de encontrarse con el consejero de Industria, Empleo y Turismo, Isaac Pola. Un encuentro que no se produjo, ya que el titular se encontraba en el Pleno de la Junta General del Principado.

«Lo que queremos es pasar el testigo, el relevo a los políticos. Les dejamos aquí el mensaje de que a partir de ahora son ellos los que tienen que tirar del carro. Nosotros ya hemos hecho nuestra parte. Ellos tienen que hablar con Madrid y que la situación dé un giro de 180 grados», anunció el portavoz de la plataforma Santa Bárbara, Marcelino Menéndez, frente a la Delegación del Gobierno.

Los mineros asturianos y leoneses fueron recibidos con aplausos por amigos, familiares, compañeros y ciudadanos de a pie que les mostraron su solidaridad. Ataviados con mono y casco, y portando una pancarta con el lema 'Transición justa para todos', los manifestantes pusieron fin a una ruta de cinco días que transcurrió desde Toreno a Oviedo, pasando por Villablino, Degaña, Cangas del Narcea, Tineo y Mieres. Un total de 153,5 kilómetros.

A golpe de petardo los mineros mostraron su descontento frente a la sede de UGT, de CC OO, centrales firmantes del plan del carbón, y también frente a la sede de la Federación Socialista Asturiana. «Los sindicatos nos traicionaron y nos dejaron tirados. Hoy no se presentó ninguno, pero luego fijo que nos pasan la factura», lamentó David González, de Cangas del Narcea. Trabajador de Carbonar, tiene dos hijos pequeños y ante la situación que se presenta «si no tengo para darles de comer, tendremos que marchar. El trabajo que hay en Cangas es ese», afirmó. Por su parte, Javier Díaz, empleado por la subcontrata IMSA en el Lavadero Batán afirmó que la incertidumbre con la que viven «es terrible». «No sabemos qué va a ser de nosotros», dijo preocupado.

La inquietud era latente en el centro de Oviedo. «Esto afecta muchísimo. Tienes pensado un futuro y de repente tienes que coger las maletas porque en las cuencas se acaba el trabajo», comentó Javier Rodríguez, trabajador en Cangas del Narcea, y despedido tras el incendio en febrero del pozo de Vega de Rengos. «Cangas queda desierto», aseguró.

La plataforma de Santa Bárbara no acabó ayer sus movilizaciones, pretende también reunirse hoy con el secretario general de la FSA, Adrián Barbón, y con diferentes alcaldes del suroccidente. El lunes se encontrará con Mercedes Fernández, presidenta del PP de Asturias. «Tiene que haber una transición pero hay que hacerlo de forma ordenada», insiste Menéndez.

 

Fotos

Vídeos