La ministra de Trabajo rechaza intervenir Alcoa: «No estamos en un régimen comunista»

Magdalena Valerio durante su intervención en el acto del PSOE gallego en Santiago. / EFE
Magdalena Valerio durante su intervención en el acto del PSOE gallego en Santiago. / EFE

Magdalena Valerio se compromete a estudiar el ERE «en profundidad», cuya negociación expira el próximo día 30

LAURA CASTRO GIJÓN.

De intervenir las plantas de Alcoa, nada. La ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, descartó ayer esta posibilidad y lo hizo con unas declaraciones que no pasaron desapercibidas y que el comité de empresa de Avilés calificó de «bastante desafortunadas». Instantes antes de su participación en un acto del PSOE gallego en Santiago para proclamar a su secretario general, Gonzalo Caballero, candidato a la Xunta de Galicia, Valerio aseguró que «no estamos en una economía estatalizada como para intervenir la empresa». Con estas palabras respondía la ministra a la petición de los comités de las plantas de La Coruña y Avilés, que instaron al Estado a aplicar el artículo 128.2 de la Constitución para frenar el ERE por todos los medios disponibles. Sin embargo, la intervención no está entre los que baraja el Ejecutivo central, según zanjó Valerio. «No estamos en un régimen comunista», espetó la titular de Trabajo.

Sí se comprometió, sin embargo, a estudiar «en profundidad» el expediente de regulación de empleo que Alcoa presentó ya el pasado 31 de octubre y que supondría el despido de los casi 700 empleados directos que la multinacional acumula entre sus dos plantas. Los representantes sindicales insisten en calificarlo de ilegal y así lo argumentaron en los alegatos que presentaron en la Dirección General de Trabajo. Consideran que la multinacional incumplió el plazo de información de los comités regionales y del europeo y rechazan, asimismo, la intención de la empresa de negociar los despidos colectivos de manera conjunta con las dos factorías, pues defienden que debería darse un diálogo independiente con cada una de ellas.

Más información

Confiaban en que el Ministerio de Trabajo les hubiera dado ya una respuesta, pues el plazo de negociación del ERE expira el 30 de noviembre y a partir del día 1 del próximo mes la multinacional ya podría iniciar los despidos. Sin embargo, no fue así y Valerio lo analizará ahora con detenimiento. «Como ministra me comprometo a estudiar en profundidad ese expediente y a dar una solución, que tengo la convicción, espero y deseo, que sea satisfactoria para mejorar la situación que en este momento tienen las miles de personas afectadas por el posible expediente de regulación de empleo de Alcoa», asumió la titular de Trabajo.

El ejemplo de Italia

En el año 2013, el Gobierno italiano intervino la acería Ilva, la mayor de Europa, para evitar su cierre por problemas de contaminación. El ministro de Industria italiano, que por aquel entonces era Flavio Zanonato, aprobó un decreto urgente para evitar el «grave» impacto económico que tendría su clausura -de ella dependían 15.000 empleos directos y otros 9.200 indirectos-. La medida supuso la «suspensión temporal de los poderes de los actuales dirigentes y el nombramiento de un interventor que trabajará para reunir todos los recursos disponibles para realizar los trabajos de saneamiento de la fábrica y una correcta gestión de la actividad productiva».