España es el tercer país de Europa con mayor porcentaje de trabajadores pobres

Un camarero atiende una terraza de Madrid./Óscar Chamorro
Un camarero atiende una terraza de Madrid. / Óscar Chamorro

Suponen el 13% de todos los ocupados, según la OIT, que echa la culpa a los bajos salarios y al elevado nivel de empleo parcial indeseado

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Además de estar a la cabeza de Europa en paro y temporalidad, España tiene otro dudoso honor: se sitúa como el tercer país de la UE con mayor porcentaje de trabajadores pobres. Así lo advirtió este lunes el director de la oficina de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) para España, Joaquín Nieto, durante una rueda de prensa celebrada con motivo de la Jornada Mundial del Trabajo Decente. Solo Rumanía, con un 24% de sus trabajadores, y Grecia, con un 17%, lo superan y supone 3,5 puntos más que la media europea, que se sitúa en el 9,5%. Esto significa que un 13% de los ocupados en España tienen unos ingresos que están un 60% por debajo de la mediana.

La OIT echó la culpa de este elevado nivel de pobreza entre los trabajadores a los bajos salarios que se pagan en España y, en gran parte, al elevado porcentaje de trabajo a tiempo parcial, que se ha incrementado en los últimos años y afecta ya a más de tres millones de trabajadores, de los cuales, 2,1 millones son mujeres. Pero lo más preocupante es que la inmensa mayoría de estos empleos no son voluntarios, lo que significa que desearían trabajar más horas y no pueden: más del 60%, lo que duplica la media europea, que se sitúa en el 30%. Si a esto se le suma la elevada temporalidad, que afecta a más de uno de cada cuatro trabajadores, el resultado es que España se sitúa a la cabeza en precariedad.

A juicio de Nieto, la crisis económica hizo mucho daño a nivel mundial, pero tuvo un peor efecto en los países del sur de Europa, como Portugal, Italia, Grecia y España. En este sentido, explicó que se ha conseguido que funcionen los datos macroeconómicos, pero «la recuperación social no ha ido al mismo ritmo que la recuperación económica, que es la asignatura pendiente de Europa», por lo que abogó por mejorar la calidad del empleo, remodelar el modelo productivo de España y avanzar en la transición digital y energética. «España tiene la oportunidad de remodelar su modelo productivo en términos positivos», aseguró Nieto, que apostó por convocar una mesa del diálogo social y presentar un paquete de medidas para avanzar hacia la consolidación de un trabajo decente. Para ello, abogó por evaluar cómo ha ido el plan director por un trabajo digno que lanzó el Gobierno hace ya más de un año para reforzar lo que no ha ido bien y poner en marcha lo que no se ha implementado.

Además, desde la OIT advirtieron de los «nuevos retos y oportunidades» que se van a generar en torno a las actividades relacionadas con los cuidados, derivado del envejecimiento de la población, por lo que pidieron modificar la política de cuidados, puesto que hay que resolver que dos terceras partes de los trabajos no remunerados relacionados con los cuidados los realizan las mujeres, que también son mayoría en los que sí están remunerados.

Por otra parte, la OIT denunció que más de la mitad de los trabajadores a nivel mundial no cuentan con protección social.