La desaceleración se ceba con Asturias: aumenta el paro y baja la ocupación

La desaceleración económica se ceba con el mercado laboral asturianoGráfico

La región es la única del país donde crece el desempleo en el último año, según la EPA

NOELIA A. ERAUSQUIN GIJÓN.

La economía española ya no crece como lo hacía y tampoco la asturiana que, según todos los pronósticos, avanzará menos que la media. De hecho, el reflejo en el mercado laboral de esa desaceleración se evidencia ya en la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre del año, que muestra que, en el Principado, cae la ocupación y aumenta el paro, tanto en relación al trimestre anterior, como al mismo periodo de 2017, y eso en contra de lo que sucede en clave nacional, que sigue con el desempleo a la baja.

Frente a esa evolución positiva, Asturias es la única comunidad que perdió ocupación en el último año -3.500 personas menos (-0,88 %)-, y también es la única en la que creció el desempleo -2.100 más, un 3,56%-. Además, la tasa de paro también se incrementó, lo hizo de un 12,95% a un 13,45%, aunque en este caso sigue por debajo de la nacional, que por primera vez en diez años descendió del 15% (14,55%). No obstante, este apunte favorable no lo es tanto, ya que es debido en buena medida a que el Principado tiene la menor tasa de actividad de España (51,6%). Mientras, en el país el paro cayó en el último año en 405.800 personas, un 10,87%, y la ocupación se incrementó en 478.000 personas, un 5,51%.

Pero si los datos de la EPA resultan negativos para Asturias en clave interanual, también lo son cuando se trata de comparar el tercer trimestre, un periodo veraniego en el que el mercado laboral suele tener un buen comportamiento, con el anterior. Así, el Principado sumó 1.800 parados con respecto al segundo, un 3% de aumento que contrasta con la caída del 4,7% (-164.100) nacional. Con el incremento asturiano, la cifra total de desempleados en la región se situó en 61.300 personas. La ocupación también se redujo, en este caso en 300 personas, un 0,07%. Lo que sí creció es la población activa, que aumentó en el último trimestre en 1.500 personas, un 0,33%, hasta 455.700, una subida que no es extraña en esta época del año, cuando se incorporan a la búsqueda de empleo los recién titulados o personas que deciden empezar a trabajar una vez terminado agosto.

Por sectores, la ocupación mejoró en construcción (600) y servicios (2.500), impulsada en este caso por el periodo estival, mientras que se redujo en agricultura (300) e industria (3.100), una tendencia a la baja en esta rama de actividad que en este trimestre se acentúa. A su vez, el paro solo bajó en servicios (1.400) y aumentó en construcción (1.600), industria (700) y agricultura (500).

Por sexos, la evolución fue dispar. Así, debido a la feminización del trabajo en el sector servicios, muy ligado a la temporalidad y el verano, el paro cayó para las mujeres (3.800 menos) hasta 30.400, y creció entre los hombres (5.600 más), al aumentar en sectores tradicionalmente masculinos.

La directora del Servicio Público de Empleo del Principado, Luisa Pérez, reconoció que los datos «no resultan favorables», pero también insistió en que, como encuesta, la EPA suele reflejar «importantes oscilaciones trimestrales» en comunidades de pequeño tamaño. También advirtió de esto la Federación Asturiana de Empresarios, aunque admitió que la evolución negativa resulta «preocupante». Según su responsable de estudios económicos, Marta Álvarez, los datos «suponen un toque de atención para que intensifiquemos los esfuerzos por seguir avanzando, generando la actividad económica necesaria para crear empleo en Asturias».

Los sindicatos, además, ligaron esta evolución a los problemas que sufre la industria, con el caso de Alcoa a la cabeza. Así, desde UGT se señaló que los datos son «un reflejo de las amenazas que está sufriendo» el sector industrial y que «ponen de manifiesto la necesidad urgente de un pacto de estado en torno a una política industrial y energética», mientras que CC OO alertói de que «la destrucción del tejido industrial» supondrá para el Principado «una catástrofe social y laboral». USO, por su parte, advirtió de que «el Principado lleva años en caída libre, en el furgón de cola de todos los datos de empleo y poblacionales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos