La Semana Santa da un respiro al mercado laboral asturiano en abril

La Semana Santa da un respiro al mercado laboral asturiano en abrilGráfico

El desempleo cayó un 3,68%, el mayor descenso en este periodo desde 2006, gracias al repunte del sector servicios, pero también a la temporalidad

NOELIA A. ERAUSQUIN GIJÓN.

Mientras unos ansiaban la llegada de las vacaciones de Semana Santa para descansar de su vida laboral, otros las esperaban para todo lo contrario. Los periodos en los que se dispara el turismo son un auténtico revulsivo para el mercado laboral de comunidades marcadas por la estacionalidad y el asturiano, aunque no llega al nivel del Mediterráneo, vive en esa especie de montaña rusa que fijan las vacaciones. Así, el hecho de que Semana Santa cayera este año en abril supuso todo un impulso para la contratación en la región durante ese mes, con una caída del paro registrado de 2.768 personas, un 3,68% con respecto a marzo, el mayor descenso en abril desde 2006.

Prueba del tirón de las vacaciones, es que el sector servicios fue el que restó más desempleados (-2.362), aunque todas las ramas de actividad tuvieron un buen comportamiento. En agricultura el paro se redujo en 35 personas, en el colectivo sin empleo anterior en 104, en la industria en 103 y en la construcción, que sigue fortaleciéndose, en 164. Con este descenso, el número de parados inscritos en las Oficinas de Empleo de la comunidad asciende a 72.356, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Trabajo, Seguridad Social y Migraciones, y que sitúan a la comunidad en la quinta con una bajada más acusada del paro, casi un punto superior al 2,81% de la reducción nacional, que deja la cifra de desempleados en todo el país en 3.163.566.

La comparativa con hace justo un año también deja un descenso del paro en Asturias, en este caso de 3.308 personas, un 4,37%, aunque hay que tener en cuenta que en 2018 la Semana Santa cayó en marzo, por tanto en abril el mercado laboral no pudo contar con ese empuje que da el sector servicios a las contrataciones relacionadas con la afluencia de visitantes. En concreto, el mes pasado se firmaron un 4% más de contratos que en el mismo periodo del año anterior, en gran parte debido a que las vacaciones coincidieron de forma diferente, y un 16% más que en marzo de este mismo ejercicio. En total, en abril se suscribieron 31.593, más que en ningún mes de abril anterior, la inmensa mayoría, eso sí, temporales, 29.309 fueron de duración determinada, un 17% más que en marzo y una cifra un 7% superior a la del mismo mes de 2018.

La afiliación, sin embargo, no mejoró tanto y apenas creció un 0,8%, en relación a marzo, con un ascenso del 1% en el régimen general y una caída del 2,77% en el sistema especial de trabajadores por cuenta ajena agrarios, debido sobre todo a la falta de relevo generacional en el sector. Sin embargo, es en la comparativa anual donde Asturias sale mal parada, con un aumento de apenas el 1,24%, el menor de todo el país, y que no llega a la mitad de la media nacional (2,95%), a pesar de estar la economía en plena recuperación.

Se dan, además, fuertes divergencias entre los desempleados asturianos. Así, las mujeres tienen un peso muy superior en este colectivo. De hecho, superan en 10.000 a los varones. De esos más de 72.000 parados registrados que tiene el Principado, 41.282 son mujeres (57%), por 31.074 hombres.

Además, los parados que son beneficiarios de prestaciones por desempleo no llegan a la mitad del total. En Asturias son 32.537. Esto significa que solo tiene cobertura un 45% del colectivo, frente al 59% nacional.

Diferente a la EPA

A la hora de analizar estas cifras, la directora gerente del Servicio Público de Empleo del Principado, Luisa Pérez, recordó que es el mejor abril desde 2006 y también que esta estadística dibuja un escenario diferente al negro panorama de la última Encuesta de Población Activa (EPA), que hablaba de un aumento de la tasa de paro hasta el 15%. No obstante, Pérez reconoce el comportamiento «cíclico» del mercado laboral en Asturias y confía que la reducción del paro y el aumento de la afiliación se mantengan «en los próximos meses».

Para la responsable del Servicio de Estudios Económicos de la Federación Asturiana de Empresarios (Fade), Marta Álvarez, en el primer cuatrimestre «sigue mejorando el mercado pero pierde intensidad, igual que la actividad económica», por lo que reclama dinamizar la economía.

Los sindicatos pintan una realidad más negativa en la región. UGT vincula la caída del paro con la Semana Santa y la liga a la precariedad provocada por la reforma laboral, por lo que reclama su derogación para tener más «empleo de calidad y con derechos», mientras que CC OO también pone el foco en una «inasumible» mala calidad del empleo, en un mercado defectuoso y que necesita una reforma urgente con contratos, incluso por horas, en los que solo el 7,2% es de carácter indefinido. Por su parte, USO destaca la dependencia, cada vez mayor, del sector servicios, con una temporada « demasiado corta como para fiar toda la creación de empleo a ello».