La plantilla de Alu Ibérica, preocupada por su futura cartera de clientes

José Manuel Gómez de la Uz, en 'La Lupa' de Canal 10. / P. UCHA

«El Gobierno prometió convocar una mesa de seguimiento tras la venta de Alcoa y debe hacerlo ya», reclama

L. CASTROGIJÓN.

Ha pasado poco más de un mes desde que Alcoa vendiera las plantas de Avilés y La Coruña al fondo de inversión suizo Parter Capital y la incertidumbre de la plantilla aún no se ha disipado. «Todavía no sabemos quiénes van a ser nuestros clientes. Hemos perdido la red comercial de Alcoa y no sabemos si Parter está dando pasos en esto. Es nuestra mayor preocupación, porque si no facturamos, nos morimos», advirtió ayer José Manuel Gómez de la Uz, presidente del comité de empresa de Alu Ibérica, durante una entrevista con Juan Neira en el programa 'La Lupa' de Canal 10.

Explicó que Quantum transmitía más seguridad en este apartado y de ahí que la plantilla prefiriera su propuesta a la de Parter. Pero ahora, «tenemos que cambiar el chip de todo lo que pasó y trabajar codo con codo para sacar esto adelante», señaló Gómez de la Uz. No obstante, el fondo suizo aún no les ha detallado cómo avanza la concreción del plan estratégico para la planta avilesina y tampoco ha accedido a reunirse con el comité. «Ellos se han dado de plazo tres meses, esperaremos a ver qué pasa para entonces», afirmó el representante de la plantilla de San Balandrán.

No en vano, Gómez de la Uz tiene claro que los volúmenes de producción que prevé Parter no bastarán para dar trabajo efectivo a toda la plantilla. El objetivo ahora es hacer lo más rentable posible el negocio de la fundición, la parte de la factoría que sigue activa, para poder garantizar el empleo y la actividad más allá de los dos años acordados con Alcoa y no depender así de los costes energéticos. No obstante, si la factura eléctrica baja, tal y como prometió a Parter el Ministerio de Industria, una de las dos series de electrolisis -parte de la planta donde se produce el aluminio primario y que le da su carácter de electrointensiva- está en condiciones óptimas de arrancar sin realizar ninguna inversión. En este punto, Gómez de la Uz, le pidió al Gobierno en funciones que «aunque no pueda aprobar el estatuto para las electrointensivas, sí puede avanzarlo para que las empresas sepan a qué atenerse».

Asimismo, el Ejecutivo central «prometió convocar la mesa de seguimiento de las plantas de Avilés y La Coruña y debe hacerlo ya. Ahí es dónde Parter tiene que explicar lo que va a hacer», incidió el presidente del comité de empresa.

Temas

Avilés