La plantilla de Zener y Telecable pide a Barbón que defienda sus empleos

Trabajadores de Telecable y Zener, ayer, en Oviedo. / ÁLEX PIÑA

Los trabajadores se concentraron ayer a las puertas de la Junta General, mientras era investido presidente

P. L. / N. A. E.GIJÓN.

La cita política estaba dentro del edificio de la Junta General, pero para decenas de trabajadores de Zener y Telecable era a las puertas del edificio que acoge el Parlamento asturiano. La plantilla de esta subcontrata de la operadora asturiana, a la que lleva más de veinte años prestando servicios técnicos, y lade la propia compañía de telecomunicaciones reclamaron al nuevo Gobierno de Adrián Barbón que defienda sus empleos e impulse una solución. El presidente electo se comprometió a reunirse con ellos.

El problema de los dos grupos de trabajadores no es el mismo, pero ambos están entrelazados. Por un lado, la plantilla de Telecable denuncia el desmantelamiento de la empresa asturiana, después de que fuera absorbida por Euskaltel y, más aún, tras asumir el fondo británico Zegona el control de la vasca. Denuncia el comité que desde 2017 se han producido 37 despidos, a los que hay que sumar la externalización de 24 trabajadores a la china ZTE.

Por su parte, los trabajadores de Zener piden la subrogación de sus puestos a partir del 31 de diciembre, cuando se termina el contrato de su compañía con Telecable, convencidos además de que las condiciones que impondrá la operadora no podrán ser asumidas por Zener. «Tenemos que revertir esta situación rápido», señaló ayer el coordinador de la gestora de USO Asturias, Juanjo Estrada, que recuerda que el tiempo corre en contra de los trabajadores y que se lamenta de que la empresa no haya «dado cara hasta ahora».