Las pretensiones salariales bloquean el acuerdo marco

N. A. E.GIJÓN.

La distancia que separa a la dirección de Arcelor de los sindicatos en la negociación del acuerdo marco es enorme y son varios los frentes que hay abiertos. Sin embargo, si un aspecto bloquea los avances es el salarial. Frente a la oferta de la empresa de aumentar los sueldos un 0,8% en 2019 y 2020 y un 1% en 2021, además de ligar una parte de las subidas a la productividad y al absentismo, UGT, CC OO, USO y CSI presentaron ayer una plataforma conjunta que propone alzas del 2,5% este año, el 3% el que viene y el 3,5% en 2021, unos incrementos que «moderan» su pretensión inicial, según los sindicatos, pero a los que añaden un variable del 5% a mayores, que podría ligarse al ebitda, el absentismo, la productividad o la gestión al cliente.

La compañía quedó en dar una respuesta en la próxima reunión, que tendrá lugar el 13 de junio, pero recogió con críticas ese aumento variable, que consideran completamente desemedido.

Según los representantes de los trabajadores, a pesar de la crisis por la que atraviesa el sector, esta se parece más a la de 2016, provocada por la invasión del mercado de acero chino, y que se subsanó cuando la UE adoptó medidas para dar paso a tres ejercicios de grandes beneficios y no a la de la gran recesión, que sí obligó a que los trabajadores aceptaran fuertes recortes. De ahí que pidan desligar el acuerdo marco de este mal momento, que ven «coyuntural».