El Principado exige a la multinacional que concrete su postura sobre la venta

El Principado exige a la multinacional que concrete su postura sobre la venta
Segundo González, en la rueda de prensa en el Congreso. / J. P. GANDUL

Unidos Podemos registra en el Congreso una proposición no de ley con medidas para evitar el cierre como la paralización de los despidos colectivos

L. CASTRO GIJÓN.

«Plantea una serie de incertidumbres y confusiones evidentes». Con estas palabras valoró el consejero de Industria, Empleo, Turismo, Isaac Pola, el ofrecimiento de Alcoa a estudiar ofertas de viabilidad para las dos plantas. Señaló que el Principado solicitó a la multinacional aluminera más concreción respecto a la prórroga del plazo de negociación del ERE y a la posibilidad de venta de las factorías de Avilés y La Coruña, pero todavía no ha obtenido una respuesta.

«Nos parece muy bien que se reúnan con los trabajadores y es lo propio en el ámbito laboral, pero aquí hay algo a mayores. Debemos valorar todas las opciones para la obtención de nuestro objetivo, que es el mantenimiento de la actividad industrial y el empleo», explicó el consejero. Se mostró, no obstante, optimista respecto al futuro de la negociación y espera que la empresa reconsidere su actitud y planteamiento «como parece que empieza hacerlo».

«En riesgo»

Unidos Podemos registró ayer en el Congreso de los Diputados una proposición no de ley en la qu eplantea una serie de medidas con las que el Gobierno «puede salvar a Alcoa mañana mismo». Entre ellas, la paralización del ERE, impedir una parada técnica de las plantas, estudiar la intervención del Estado en las mismas a través de la SEPI -un extremo que ya rechazó la ministra de Trabajo el pasado domingo- y fomentar la inversión de otras empresas y de una ley para que si Alcoa decide finalmente marcharse tenga que devolver las ayudas y bonificaciones recibidas estos años. «El tiempo cuenta y está corriendo ahora mismo para mandar a la calle a 700 trabajadores», manifestó el diputado asturiano Segundo González.

Su formación criticó, asimismo, la subasta de interrumpibilidad al considerar que pone «en riesgo» a Alcoa y a las electrointensivas. Argumenta que el número de bloques de potencia planteados «son insuficientes».

 

Fotos

Vídeos