La prioridad es conservar la planta, no «anticipar alternativas», insiste el Principado

El Gobierno central y los autonómicos volverán a reunirse el próximo miércoles en Madrid para analizar la situación

L. CASTRO GIJÓN.

«Es el asunto, sin duda más urgente». Así calificó ayer el presidente del Principado, Javier Fernández, el conflicto desatado por el cierre de Alcoa en Avilés, un tema que irremediablemente se coló en la sesión del parlamento asturiano a través de las preguntas de varios grupos, entre ellos, el de IU.

Fernández aprovechó sus intervenciones para subrayar la necesidad de «mantener la unidad» entre las administraciones implicadas a la hora de afrontar el problema con la multinacional aluminera e insistió en que el objetivo debe ser, «sin anticipar alternativas, que Avilés conserve su fábrica. Valoró el hecho de que Alcoa haya comenzado a moverse de su «rigidez» esta semana, con la oferta de ampliar el periodo de negociación del ERE y de abrirse a estudiar alternativas de viabilidad para las plantas de Avilés y La Coruña. Aseguró que «se ha abierto una vía» hacia una posible solución, gracias, dijo, a la presión social en Asturias y en Galicia y a la negociación política.

Más información

«Debemos continuar desplegando iniciativas en todos los ámbitos», insistió Fernández, quien incluyó incluso a la Unión Europea. «Los mecanismos para paliar este tipo de decisiones empresariales son muy frágiles», añadió el presidente asturiano, en respuesta a una pregunta del diputado de IU Gaspar Llamazares, quien expresó su «grave preocupación» por el cierre de Alcoa. Llamazares se sumó, asimismo, al reclamo de los comités de las dos factorías e incidió en la necesidad de profundizar en la interlocución con la empresa de forma previa al ERE para evitar «hechos consumados».

Once horas de protesta

Los trabajadores de la planta de Avilés no desisten en su empeño de presionar a Alcoa para que retire el ERE. Ayer volvieron a movilizarse y, por segunda vez consecutiva, quemaron varias filas de neumáticos a las puertas de las instalaciones de la multinacional. La concentración comenzó a las 8 de la mañana y se extendió hasta las 19 de la tarde. «Seguiremos insistiendo hasta que veamos resultados», afirmó José Manuel Gómez de la Uz, presidente del comité de empresa avilesino.

Tiene la mente puesta en la vista del juicio que se celebrará el lunes en Róterdam (Holanda), tras la denuncia presentada por el comité europeo de Alcoa. Acusan a la multinacional de incumplir los plazos de información y consulta del ERE. Gómez de la Uz confía en que los tribunales holandeses «verán de verdad lo que está pasando aquí y pararán de manera cautelar el proceso».

Asimismo, el presidente del comité de empresa avilesino lamentó la insuficiente implicación del Principado en la cuestión del cierre. La crítica se concentró, especialmente, en el consejero de Industria, Empleo y Turismo. «Isaac Pola nunca vino aquí a decirnos absolutamente nada. La verdad es que no le estamos viendo muy involucrado, al contrario que el presidente», criticó Gómez de la Uz.

La próxima semana se plantea decisiva para el futuro de los casi 700 trabajadores de Avilés y La Coruña. El lunes el conflicto se concentrará en los tribunales holandeses, el miércoles en la reunión entre los gobiernos central y autonómicos y el jueves se celebrará un nuevo encuentro en Madrid entre los comités de empresa y los representantes de Alcoa.

 

Fotos

Vídeos